Las entidades denuncian un plan para beneficiar a Moyano

La Federación Agraria perderá unos $ 4 millones por la gratuidad de las cartas de porte
Al hacer gratuitas las cartas de porte, el Gobierno le arrancó a Eduardo Buzzi la base de sustentación de su entidad, la Federación Agraria. Detrás de esa jugada, los ruralistas denunciaron ayer que podría esconderse un plan para cederle al Sindicato de Camioneros, que conduce Hugo Moyano, el control futuro de esos documentos que respaldan el transporte de granos.

"Esto tiene cierto olor a una vinculación futura con el sector sindical de los transportistas", dijo Buzzi. Mario Llambías, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), lo apoyó: "Si sacaron la carta de porte para dársela a Moyano, estamos totalmente en contra".

La presidenta Cristina Kirchner había dispuesto ayer que esos documentos fueran gratuitos, como parte de la ayuda a los productores por la sequía. La medida afectará directamente las finanzas de la Federación Agraria porque esa entidad actuaba como intermediaria. Podría perder los alrededor de 4 millones de pesos al año con los que se financia.

Las suspicacias de los ruralistas se incrementaron cuando se conocieron los detalles del decreto presidencial, en cuyo artículo 10 se otorgan amplias facultades a la Subsecretaría de Transporte Automotor para el control del movimiento de granos. En esa dependencia, Moyano tiene amplia influencia política, sostienen los dirigentes agropecuarios. Y sospechan que, luego de unos meses de gratuidad, las cartas de porte vuelvan a ser aranceladas y sean las agrupaciones de transportistas (influenciadas por Moyano) las que se conviertan en intermediarias.

El mentor de la decisión fue el director de la AFIP, Ricardo Echegaray, que anteayer festejaba las "casualidades" de la decisión presidencial. El cumplía 43 años el mismo día en que Cristina Kirchner firmaba el decreto 34 con el fin del negocio para la Federación Agraria.

La carta de porte es el documento que respalda el transporte de cereales. Ante la falta de una estructura estatal capaz de emitir esos formularios en los lugares de carga de la mercadería, el gobierno de Carlos Menem le dio en 1992 la gestión del trámite a la Federación Agraria y a la Federación de Centros de Acopiadores de Cereales, que percibían una comisión para costear los gastos del documento.

Para la Federación Agraria, esos formularios representaban una de sus principales fuentes de financiamiento. Con el argumento de liberar de un gasto a los productores golpeados por la sequía, el matrimonio Kirchner decidió hacer gratuito el trámite. En la quinta de Olivos, anteayer, después del anuncio, sólo se escuchaba una frase: "La medida tiene nombre y apellido". Era Eduardo Buzzi.

"Deberían festejar"

Ayer Echegaray se quejó por las críticas de los ruralistas. "Deberían alabarlo, estar de festejo y estar contentas todas las entidades representativas del campo", dijo en declaraciones a una radio.

Echegaray ya había presentado a Cristina Kirchner varias alternativas para dejar a la Federación Agraria sin esa fuente de recursos. Entre ellas, sumar otras entidades al sistema, como la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (Catac) -que agrupa mayormente a los transportistas de cereales-, de muy buena relación con el ministro de Planifiación, Julio De Vido, el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, y Moyano.

El decreto 34 dice que la Subsecretaría de Transporte Automotor "establecerá un sistema de información en el transporte de cargas que permita identificar acciones oligopólicas, concertadas o acuerdos entre operadores y/o usuarios del transporte, que tiendan a interferir el libre funcionamiento del sector".

Hay quienes dicen en el Gobierno que esta será la primera de una lista de medidas contra la Federación Agraria. Para Néstor Kirchner, no hay peor enemigo que un antiguo aliado. Buzzi fue el primer hombre al que el ex presidente se acercó dentro del sector agropecuario, acompañó los primeros pasos del gobierno kirchnerista y fue uno de los que más aplaudió en la Casa Rosada el anuncio del pago al FMI.

Duras críticas de Reutemann a Moreno

* El senador peronista Carlos Reutemann expresó ayer que el panorama del campo en Santa Fe "era desolador" y cuestionó la entrega de granos con la modalidad que lo hace el secretario de Comercio, Guillermo Moreno. "Ha entregado a un distribuidor del sur de Buenos Aires 7000 toneladas de maíz y entonces hay productores que dicen estar contentos. Pero no se puede pasar por encima de las instituciones y de los intendentes; es un error metodológico, aunque a los Kirchner les gusta sacar a unos y regalar a otros; eso los pone contentos, pero así no se resuelven las cosas", dijo Reutemann al diario El Litoral .

Comentá la nota