Entidad de apoyo a discapacitados pide ayuda para reconstruir su sede

Entidad de apoyo a discapacitados pide ayuda para reconstruir su sede
AVELLANEDA: Una ONG pide la donación de herramientas y materiales para reconstruir la sede donde impulsa microemprendimientos para personas con discapacidad y que fue destruida en un incendio.
Claudia Martínez no pierde las esperanzas, aunque aún fueron pocas las respuestas que recibió. Hace un mes, el 1º de enero, una bengala destruyó por completo el inmueble desde donde impulsa distintos proyectos comunitarios y salidas laborales para personas con discapacidad del partido de Avellaneda, al sur del conurbano bonaerense.

Por eso, solicita la colaboración de la población para reconstruir la casa y continuar con las acciones, que representan la única fuente de ingreso de ese grupo humano, que además de ser víctima de la discriminación y la marginación, vive sumido en la pobreza.

En 2004, Martínez y varios amigos con discapacidad comenzaron a pensar una alternativa para dar respuesta a la falta de capacitación laboral y trabajo que afecta a jóvenes con necesidades especiales, luego de concluida la enseñanza obligatoria.

Cuando terminan la escuela, se quedan sin nada, encerrados en su casa y, en el mejor de los casos, con la posibilidad de ir a un club, algo que estos chicos no podían por sus necesidades económicas , comenta la presidenta de Juntos Podemos, Claudia Martínez.

Para revertir esta tendencia, la mujer encontró en los pequeños emprendimientos y la elaboración de artesanías una alternativa laboral concreta para este grupo humano. Para ello, contó con la colaboración de amigos con discapacidad, que también integran el comité directivo. Desde entonces, y con mucho esfuerzo, formaron a unas 60 personas con distintos tipos de discapacidad, entre 16 y 53 años.

CONFECCIONAN LENTES

El proyecto principal de la ONG es la confección de lentes, dado que Martínez es técnica en ópticas y contactóloga. Todo lo recaudado con la venta es distribuido entre los trabajadores. Además, reciben un sueldo de 250 pesos, proveniente del Programa de Empleo Comunitario, perteneciente al Ministerio de Trabajo de la Nación.

Pero sus acciones no se delimitan sólo a la comercialización de esos elementos. Una vez al año, con los pocos fondos que cuentan y todas las necesidades que afrontan, organizan campañas solidarias que consisten en la donación de alrededor de 500 pares de anteojos a las comunidades más postergadas de la zona. Además, en Zeballos 3731, Sarandí, partido de Avellaneda, donde se levantaba la casa, los integrantes de la OSC buscaban crear una óptica comunitaria. Un espacio en el que también donarían lentes a las personas sin recursos.

Los chicos están capacitados para medir la agudeza visual y concretar la necesidad de aquel que necesita una herramienta para ver mejor , destaca Martínez. Otros grupos, en tanto, se dedican al armado de una revista, con información general y local; a la elaboración de bolsas de polietileno; a la venta de pan rayado -proveniente de las donaciones de panaderías de los alrededores-; y a la realización de artesanías como los velas y estuches para los lentes, entre otras.

OTRAS ACTIVIDADES

A su vez, todos tienen la posibilidad de participar de clases de guitarra y de apoyo en Lengua, Matemática e Inglés, las cuales están abiertas a la comunidad en general. A cambio, la entidad pide un bono contribución mensual de 10 pesos. Taller de Filosofía; de Lengua de Señas; iniciación en Informática; cultivo de plantas aromáticas y jardinería son otras de las propuestas que brinda Juntos Podemos.

Acá, además de encontrar un espacio donde crecer como personas, porque al trabajar se sienten útiles y lo agradecen inconmensurablemente, también reciben el desayuno, el almuerzo y la merienda que difícilmente pudieran consumir en sus hogares, muy castigados por la pobreza , describe Martínez. Es por esto mismo que, tras arder la casa, aparece como necesidad acuciante garantizarles al menos un plato de comida, pero hoy no lo tenemos, y eso nos parte el alma. Uno de los chicos, por ejemplo, tiene 23 años y dos hijos a quien mantener, y ahora se quedó sin nada , retrata con angustia Martínez.

Tras el siniestro, varios de los integrantes de la asociación realizaron un curso de albañilería para ser ellos mismos quienes reconstruyan el espacio, pero las necesidades son muchas: Faltan todo tipo de herramientas y materiales. Los interesados, pueden colaborar a través del teléfono (011) 4207-2185, enviar un correo electrónico a tjpodemos@yahoo.com.ar o bien a través de la Cuenta Corriente en el Banco HSBC a nombre de Todos Juntos Podemos N°614 3207 786 (CUIT: 33708919689, CBU: 1500 614300 061432 077864).

Comentá la nota