Los Entes Técnicos de Control de Servicios Concesionados son una deuda pendiente.

La nueva carta orgánica municipal data de 1999, fecha de su última modificación, y prevé la creación de los entes para el control de la prestación de los servicios públicos. A una década de la consolidación de la “constitución” de Comodoro Rivadavia, y con numerosos proyectos presentados en ese sentido, el cuerpo de representantes aún no logró consensuar los organismos de contralor. Aunque la meta podría lograrse este año, el proyecto en el que se avanza no incluye el transporte.
“Reafirmar la autonomía municipal sobre la base de las potestades no delegadas, asumiendo las que le son naturalmente propias y las que le corresponden por mandato de la Constitución Nacional y de la Constitución Provincial” y “Organizar democráticamente sus instituciones conforme a un orden económicamente justo, libre, igualitario y autónomo” son dos de los objetos que el grupo de convencionales constituyentes enumeraron en 1999 en el preámbulo de la Carta Orgánica Municipal.

En este contexto es que en la sección segunda de la manda legal máxima quedó establecida la creación de los organismos de control, que incluye a los entes de control de los servicios públicos. Así, en su artículo 166, dispone en cuanto a la competencia que “el control de la prestación de los servicios públicos en jurisdicción municipal, conforme a su marco regulatorio, está a cargo de Entes que se crean por ordenanzas” y que “la ordenanza de creación asegura una integración con representación del Poder Ejecutivo y de las minorías con representación en el Concejo Deliberante”.

Además, se ha estipulado al respecto que “las ordenanzas reglamentan la estructura de los Entes y aseguran los principios de independencia, transparencia, objetividad, legalidad, eficiencia, imparcialidad y publicidad y garantizan la participación de los usuarios mediante el sistema de Audiencia Pública”.

Sin embargo, y para demostrar el tino de la expresión popular que reza “del dicho al hecho hay más que un trecho”, diez años han pasado desde la anterior enunciación sin que ninguno de los seis proyectos presentados al respecto lograra convertirse en ordenanza.

TRANSPORTE NO

Actualmente el concejal Luis Zaffaroni, presidente del bloque oficialista durante el receso, trabaja en un proyecto, que contemplando las presentaciones anteriores, permita avanzar en la creación de los Entes. Al respecto, el edil señaló que constituye un tema discusión si se tratara de un ente por cada servicio concesionado o uno para todos ellos.

“Residuos, aguas, energía, cloacas” son los servicios que enumeró el concejal, grupo en el que arbitrariamente no se incluye al rubro transporte. “Transporte no está incluido porque creemos que lo que se ha firmado en el contrato es muy claro y si se hace el seguimiento como corresponde no se requiere de un ente. Se trata de otro rubro y con otro tipo de dificultades, entonces nosotros estamos pensando más en los demás servicios” justificó el edil justicialista, aunque vale aclarar que no es el único servicio concesionado por el cual se ha firmado un contrato, cuyo carácter establece pautas claras per se.

Además, Zaffaroni señaló: “el transporte si tiene organismos nacionales de control y regulación” particular sobre el que también vale aclarar que otros servicios englobados en los alcances del ente también revisten control nacional.

El énfasis en la necesidad de control sobre el servicio de transporte público en la ciudad está dado justamente por el contrato al que alude el edil. La empresa concesionaria falta a dos de las obligaciones estipuladas con plazo de cumplimiento (instalación de máquinas expendedoras y la inclusión de la línea 13), y se abre el debate por la suba del boleto, que Patagonia Argentina sitúa en $2,30 (un 130% de incremento) y que deberá ser absorbido directamente por el bolsillo del usuario, e indirectamente también si lo que se establece es el aumento de alguno de los subsidios.

Aunque cierto es que si la empresa instalara las mentadas máquinas expendedoras -cuya prórroga en el plazo expiró el último día de 2008 - , dicha tecnología podría reemplazar en gran medida la estructura de un ente de control. También es cierto que por ahora en Comodoro, no sucede ni una cosa ni la otra.

Comentá la nota