"No entendieron que la elección era una bisagra de gobernabilidad"

Lo dijo luego de reunirse con Urribarri. Criticó a la dirigencia de varios departamentos. Elogió a Halle, Bordet y Bisogni.
El ex gobernador Jorge Busti lamentó ayer, al realizar un análisis de la derrota electoral sufrida por el justicialismo el domingo en Entre Ríos, que "muchos dirigentes" no hubieran entendido que esa elección era una "bisagra de la gobernabilidad".

Busti se refirió a algunos de los argumentos que se escuchan tras la caída, por medio punto porcentual, frente a la lista del Acuerdo Cívico y Social. "Algunos con simplismo dicen que acá se pudo hacer lo que se hizo en Santa Fe, pero no era la misma realidad. Allí gobierna el socialismo, y cuando se trató de hacer la unidad del justicialismo no se pudo, por lo que el congreso partidario autorizó a ir con dos listas", recordó. "Pero acá hace dos años hicimos una campaña por la continuidad positiva, con Sergio Urribarri" y eso "está muy fresco en la memoria de los entrerrianos", agregó.

Y explicó luego: "Por eso, cuando el gobernador le pidió a Cristina Cremer ir a la lista como imagen de la unidad no dudamos, más allá de la diversidad del pensamiento del peronismo respecto del conflicto del campo y del estilo del gobierno nacional".

El ex mandatario, que realizó declaraciones luego de reunirse ayer por la mañana con el gobernador Sergio Urribarri, no quiso responder si el titular del Poder Ejecutivo compartía su análisis. "Le correspondería decirlo a él", señaló.

Busti puso el acento en algunas de las derrotas más resonantes. "Más allá de toda la oleada anti gobierno nacional, lo que falló en este elección es que hubo lugares donde la dirigencia estuvo a la altura de las circunstancias, como Paraná donde se sacaron 8000 votos de ventaja, o Concordia con 22.000 votos; y hubo otros lugares donde la dirigencia no estuvo a la altura de las circunstancias y priorizaron sus enfrentamientos personales, sin pensar que era una elección importante y una bisagra de la gobernabilidad... y así nos fue".

En ese sentido mencionó las "desastrosas" elecciones de los departamentos Gualeguaychú "donde sabíamos que era difícil pero no esperaba una diferencia de 14.000 votos"; Gualeguay o "diferencias tan grandes en los departamentos Colón o Federación, donde la dirigencia tuvo mucho sectarismo y no abrió canales a otras corrientes de opinión del Justicialismo" .

"Si uno junta la cuestión nacional a este tema puede explicar el resultado, con una diferencia tan importante en Concordia, Paraná o Uruguay creíamos que podíamos aguantar algún traspié, pero no tan importantes", resumió.

Obras públicas y votos. En otro párrafo Busti habló de la incidencia de las obras públicas en la voluntad del electorado. "Son importantes, pero en sí mismo no votan. Son innegables, pero los que están detrás de las obras son dirigentes o militantes que contagian su entusiasmo o no. En algunos lugares lo hicieron y en otros hicieron la plancha, miraron para otro lado o privilegiaron las internas", insistió

Consultado sobre si algunos sectores pudieron trabajar a "media máquina" para ganar ajustadamente y evitar su proyección con vistas a 2011, respondió: "Yo no era candidato. El que pensó así tiene un pensamiento de pulga, porque lo que estaba en juego es la fortaleza o no del gobierno provincial, que es el que tiene que afrontar la gripe A o los problemas económicos. Yo sólo hice un acompañamiento... ".

En el mismo tren de ideas no quiso opinar sobre si los intendentes que sufrieron mayores derrotas son los más kircheneristas, como puede considerarse a los jefes comunales de Gualeguaychú (Juan José Bahillo), de Chajarí (Juan García), de Gualeguay (Luis Erro), de Colón (Hugo Marsó) o de Nogoyá (Faustino Schiavoni).

"Será un análisis que habrá que hacer (luego). Lo que sé es que en las ciudades grandes los intendentes José Carlos Halle (Paraná), Gustavo Bordet (Concordia) y Marcelo Bisogni (Concepción del Uruguay) abrieron lo suficientemente los brazos para convocar a todo el peronismo, y en otras ciudades no se hizo. Si el ciudadano común ve a una dirigencia enfrentada o con soberbia, no se ve entusiasmado para votar a una lista", indicó.

Alineamientos en el Congreso. Busti insistió en que los legisladores electos del domingo, Raúl Barrandeguy y Cristina Cremer, cumplirán lo dicho en campaña. "Los alineamientos se verán, trataremos de dar el debate, siempre que se pueda dentro del peronismo", respondió ante la consulta sobre a qué referencia reportarían, si al kirchnerismo o a los sectores disidentes que incluyen a Carlos Reutemann.

De todos modos, saludó "la decisión importante de la renuncia de (Néstor) Kirchner como presidente del Partido Justicialista, porque Scioli es una etapa de transición y garantiza mayor diálogo. Con respecto a candidaturas, es muy prematuro hablar de eso, como ya lo dijo Reutemann,... De cualquier manera, creo que he sido el primer dirigente de la Argentina en señalar que Reutemann es presidenciable, y a las pruebas me remito", concluyó.

Urribarri se reunirá con Scioli

El gobernador de la provincia de Buenos Aires y flamante presidente del Partido Justicialista, Daniel Scioli, convocó a su par de Entre Ríos a una reunión que se hará hoy a las 11 en Capital Federal, para analizar la realidad del Consejo Nacional Justicialista y la situación del país, tras las elecciones del domingo.

La reunión será en las oficinas del gobierno bonaerense que posee en Capital Federal, y participarían los principales referentes del interior del país.

Urribarri actualmente es titular de una de las vicepresidencias del Consejo Nacional del Partido Justicialista.

Sólo un voto

En María Grande, el terruño del ruralista Alfredo De Ángeli, el justicialismo cayó derrotado por sólo un voto. La lista que impulsó allí el intendente Diego Lara tuvo 1968 votos, contra 1969 de la del Acuerdo Cívico y Social.

Comentá la nota