Dio a entender así que el menor impacto está en la mayoría de los usuarios. En la franja que consume de 200 a 300 kilowatts, compuesta por unos 27 mil residenciales, el aumento es de hasta 20 por ciento y aquellos que tienen un consumo superior registran

Varios dirigentes de primera línea cuestionan, por ahora en voz baja, las formas de la conducción, por lo que comenzaron a hablar entre ellos de relanzar el kirchnerismo... sin Kirchner.
Son cada vez más los integrantes del kirchnerismo que admiten sus desacuerdos con Néstor Kirchner e incluso parece ser cada vez mas extensa la lista de políticos que empiezan a decidir la integración de otro proyecto alternativo.

Varios dirigentes de primera línea cuestionan, por ahora en voz baja, las formas de la conducción, por lo que comenzaron a hablar entre ellos de relanzar el kirchnerismo... sin Kirchner. En los pasillos del poder, a esa estrategia la bautizaron poskirchnerismo.

Según repasó la prensa nacional, en la lista de hartos o desencantados figuran ministros, ex ministros, gobernadores, senadores y diputados, principalmente. Todos ?o casi? podrían formar parte de la renovación política. Algunos lo hablan con más soltura. Otros se cuidan. Entre ellos, las conversaciones pueden ser personales o telefónicas. El tema surge en todas las charlas que mantienen, que son cada día más frecuentes.

La nómina incluye en su primer escalafón al ex jefe de Gabinete Alberto Fernández; a las ministras de Salud, Graciela Ocaña, y de Defensa, Nilda Garré, y a los gobernadores Jorge Capitanich (Chaco), Juan Manuel Urtubey (Salta) y Sergio Urribarri (Entre Ríos), entre otros.

Aunque la prensa nacional no lo menciona, el gobernador Luis Beder Herrera, aunque se mantiene alineado al kirchnerismo por puras razones financieras, no está a gusto en ese lugar especialmente después que la presidente Cristina Kirchner dilató una decisión con respecto al futuro de la promoción industrial, un tema clave en la provincia.

También hay legisladores nacionales entre los críticos. Según fuentes del oficialismo, dos de ellos son los senadores José Pampuro y Daniel Filmus.

No se trata de una oposición al estilo Elisa Carrió o Eduardo Duhalde, ni de un salto repentino con las formas de Felipe Solá o de Roberto Lavagna, sino de un oficialismo crítico que tolera poco, o directamente ya no soporta, el estilo de conducción "inconsulto y bravucón", y que ve en los Kirchner a una pareja con resoluciones cada día más "conservadoras o revanchistas", según contaron distintos dirigentes al diario porteño La Nacion.

La teoría del desgarramiento crece en el Gobierno. "Kirchner tiene hasta octubre para recuperar terreno. Si no lo hace, en diciembre comienza la renovación", pronosticó uno de los peronistas que cada tanto escucha el ex presidente. En cualquier caso, el poskirchnerismo se prepara más para 2011 que para 2009.

Comentá la nota