Enriquecimiento: querellaron al fiscal y al contador de la Presidenta

Los acusan de encubrimiento y de permitir un peritaje "a oídas" de los bienes.
Las repercusiones políticas y judiciales por el cierre definitivo de la investigación por el crecimiento del patrimonio de Néstor y Cristina Kirchner parecen no tener freno: ayer el ex fiscal Manuel Garrido denunció ante la Justicia al fiscal nacional de investigaciones administrativas Guillermo Noailles y al contador del matrimonio Víctor Manzanares.

Todo a pocas a horas de que la causa por enriquecimiento ilícito durante el 2008 contra los Kirchner quedara ayer formalmente sobreseída y cerrada, es decir sin posibilidad de ser revisada en el futuro, por falta de apelaciones de los fiscales.

El juez federal Norberto Oyarbide, que sobreseyó el jueves pasado al diputado y a la Presidenta en base a un informe de peritos de la Corte Suprema y el otro responsable del freno a la investigación el fiscal Eduardo Taiano ya tenían sendos pedidos de juicio político. El primero ante el Consejo de la Magistratura y el segundo ante el jury de enjuiciamiento que funciona en la órbita de la Procuración General de la Nación.

Ayer, Garrido querelló a Noailles por encubrimiento y a Manzanares por falsedad ideológica de documento público, es decir por introducir datos falsos en un documento auténtico y encubrimiento, mientras crecían las críticas de legisladores de la oposición.

Paradójicamente, las causas cayeron por sorteo en el juzgado federal 5 de Oyaribe y el 7 que el mismo juez subroga. Garrido fue fiscal administrativo (FIA) hasta marzo cuando renunció denunciando que había "impunidad casi absoluta para la corrupción".

En un escrito al que accedió Clarín, Garrido luego de comparar a Noailles con el personaje Natalio Ruiz del sombrerito gris de una canción de Sui Generis, dijo que su sucesor "no ofreció contadores auditores de la FIA a Oyarbide" y omitió decir que la declaración jurada de Kirchner del 2007 también estaba bajo sospecha.

Noailles es fiscal provisorio y se presentó al concurso para ganar el cargo que tiene un sueldo promedio de 34 mil pesos mensuales.

"No conocemos una sola medida que Noailles haya sugerido al juez o al fiscal de turno", dice el escrito. "Pero la omisión más grave de Noailles fue la falta de apelación lo que permitió que se consolidara el sobreseimiento y ha importado una violación de sus deberes como funcionario público", agrega.

En cuanto a Manzanares, Garrido sostuvo que mintió y condujo a error a los peritos de la Corte:

Dijo que cotejó facturas en el libro contable de IVA Ventas cuando "las personas físicas no llevan libros de comercio".

Afirmó que adjuntó los documentos originales de las compras y ventas de los K pero "no hallamos explicaciones razonables para explicar por qué no acompañó toda la documentación ... Se generó una situación que hará historia: la peritación a oídas".

Los peritos dieron por acreditado el capital de los plazos fijos, los certificados de éstos y préstamos del Banco Santa Cruz por $ 8.834.369 que no vieron.

"Es probable que la peritación a oídas haga historia y termine ocupando un capítulo en la antología del disparate judicial", finalizó Garrido con ironía en su denuncia contra el contador K.

Comentá la nota