Enriquecerse afuera

Estados Unidos, Francia y Rusia aprobaron la propuesta del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) para enriquecer a mayor nivel uranio iraní en el extranjero, mientras que Irán se negó a dar una respuesta rápida y anunció que no informará cuál es su postura al respecto hasta la semana entrante.
Con esto, Irán decidió no atenerse al plazo fijado por el OIEA para dar una respuesta a la propuesta. El director general del organismo internacional, Mohammed El Baradei, había instado a las partes involucradas a pronunciarse formalmente.

La iniciativa contempla el transporte en barco hasta finales de año de 1.200 kilogramos de uranio enriquecido en Irán a bajo nivel (3,5 por ciento) a Rusia, para convertirlo en combustible, enriquecido a un 19,75 por ciento, que volvería a Teherán, donde se utilizaría en un reactor con fines médicos.

El material que los países occidentales quieren que Irán envíe al extranjero constituye la mayor parte del stock de uranio enriquecido del país. Una vez convertido en combustible para un reactor, sería muy difícil utilizarlo en bombas atómicas. Tras el visto bueno del documento por Estados Unidos, Francia y Rusia, se esperaba que Irán diera su respuesta a la propuesta.

Comentá la nota