Enrique Orban asume a las 11 en Producción y Ambiente

El gobierno provincial, en los dos últimos años de gobierno, dará un decidido impulso a la producción y para eso reformó la Ley de Ministerios separando al Ministerio de Economía y el de la Producción. Hoy Jorge Capitanich tomará juramento, a las 11, al titular de esa cartera, doctor Enrique Orban y su equipo, esperándose con expectativas algunos anuncios que fijarán los objetivos a conseguir de aquí en mas y seguramente harán cambiar la forma de trabajar de esta vital cartera.

Deberá escucharse con atención el discurso del hombre de General San Martín a cargo del Ministerio de la Producción y Ambiente porque su intención es cambiar las estrategias de producción para colocar al Chaco en la senda de un adecuado ordenamiento para impulsar, en definitiva un desarrollo sustentable. "No soy hombre de escritorio" dijo Orban ayer a NORTE a la vez que calificó al Chaco dentro de un marco preocupante pero con esperanza porque "pedía una lluvia y se dio. Es un buen augurio para empezar una gestión" dijo sonriendo al explicar que el trabajo por delante no será fácil pero no imposible de rever situaciones porque la estrategia es tender, primeramente, a un ordenamiento de todos los sectores tanto dentro del Ministerio como fuera de él.

Para cumplir los objetivos propuestos lo acompañarán, en la subsecretaría de Agricultura, el ingeniero agrónomo Pedro Jover, ex director del INTA del Colorado y un hombre de vasta experiencia en el INTA que pasó por las agencias de Colonia Benítez y de General San Martín entre otras. La cartera será de vital importancia para impulsar el desarrollo de los pequeños y medianos productores y, en especial .la coordinación entre lo que haga el Estado nacional y el provincial. "Queremos que la acción sea una sola y sentarnos a discutir en una mesa con los verdaderos protagonistas, para encontrar soluciones a las distintas problemáticas que hoy están sobre la mesa". La ganadería, un tema que acaparó la atención de Orban desde siempre, destacando que todo cambió en los últimos años en el Chaco, tanto que hace 20 años el 65 % de los productores tenía el 35 % de la ganadería y en la actualidad, el 12 tiene el 88 % de la hacienda. Se ha progresado pero también estamos estancados en un montón de aspectos, sostiene.

El contador Sebastián De Arriortua, un productor y ex dirigente ruralista de la zona de Pampa del Infierno, estará a cargo de la Subsecretaría de Ganadería, y ayer dijo que " habrá que trabajar para frenar el impacto negativo que se tuvo la sequía pero también para progresar en los índices de parición, manejo y calidad en cuanto a la hacienda porque hay tecnología suficiente como para lograr esos objetivos".

No se descarta que en ganadería se produzcan importantes anuncios para los pequeños productores ganaderos y, también, en cuanto a la estrategia de vacunación contra la aftosa y otras endemias, así como la formulación de un calendario sanitario con miras a un mejor ordenamiento y seguridad en los resultados.

Dos subsecretarías que tendrán gran responsabilidad serán las de Medio Ambiente, a cargo de Raúl Fernández y Recursos Naturales, al mando del ingeniero Mario Bejarano, quienes tendrán que apuntar nada más ni nada menos, que a brindar las seguridades para las generaciones del futuro, de contar con los recursos necesarios en cuanto a bosques y suelos y un medio ambiente digno de ser vivido para las generaciones futuras. También en estas dos subsecretarías, se concretarán cambios notorios.

El vapuleado Instituto de Colonización enredado en denuncias y acusaciones, quedará en la órbita de Agricultura pero habrá importantes reformas, en especial en lo que hace a la política de pequeños y medianos productores, pretendiéndose articular todo el esfuerzo para ese sector, en una acción. Por supuesto, que el algodón está en la mira del Ministro y el desafío no solo tendrá que ser productivo sino también estructurar una cadena algodonera a nivel provincial y país para avanzar en lo tecnológico y lo comercial a partir de las nuevas tecnologías. Aquí, se dependerá de las condiciones climáticas, es decir humedad y lluvias necesarias, como así también de los valores que se paguen al productor.

Pero tal vez el mayor desafío estará en el agua. En primer lugar, subsanar los errores cometidos en cuanto a obras y manejo hídrico. Después, las inversiones para potenciar el agua no solo para la producción sino también para la población. Como se verá, todo está encadenado y el diálogo, esa palabra que los chaqueños no queremos comprender, sin ganadores ni perdedores, tendrá que ser el camino para que la tranquera de la esperanza se abra de par en par.

Comentá la nota