Enrique Font asumirá en la Secretaría de Seguridad Comunitaria

“Me sumo a una gestión que conozco mucho y comparto todos sus lineamientos” señaló el flamante funcionario que reemplazará a Ubaldo Modarelli en esta área del Ministerio de Seguridad.
El lunes 3 de agosto asumirá Enrique Font al frente de la Secretaría de Seguridad Comunitaria que depende del Ministerio de Seguridad que comanda el Dr. Daniel Cuenca. En las últimas horas, el gobernador Hermes Binner firmó el decreto donde designa oficialmente a Font, quien reemplazará a Ubaldo Modarelli.

En diálogo con el programa “El día menos pensado” (LT10), Font dijo que “me sumo a una gestión que conozco mucho y comparto todos sus lineamientos (…) Es un equipo con el ministerio con quien yo ya venía trabajando a través de otros proyectos que coordinamos. Los proyectos que estuvimos trabajando en los últimos años tienen un fuerte contenido político. Hemos coordinado reformas de comportamientos policiales”.

Consultado sobre el rol y la función de la secretaría, el docente de la Universidad Nacional del Rosario (UNR) explicó que “es complementar los abordajes sobre el fenómeno de la seguridad. En los más clásicos, como son los recursos policiales y la trasgredió de la ley penal, el rol de la secretaria es complementar estas intervenciones con una mirada que trabaje sobre variables económicas, sociales y que producen estas condiciones por la cual se producen el delito. Para abordar esta variable, el rol nuestro es articular intervenciones de problemas y políticas públicas de otras áreas”.

Por otra parte se quejó por la falta de información de las gestiones pasadas en cuanto al fenómeno delictivo en la provincia de Snata Fe. “No había nada confiable sobre el fenómeno del delito antes que asumiera esta gestión. No hay encuestas de victimización, instrumento básico y elemental para hacer políticas de seguridad y que esta provincia no la ha producido. Esto lo hace más complicado aún” sostuvo el flamante funcionario.

También consideró que “no solo la exclusión social es delito. Hay otros hechos delictivos, como la evasión fiscal, que al no existir la violencia interpersonal no llaman tanto la atención”.

En tanto, Font señaló que “en la medida de lo posible vamos a ir manteniendo reuniones con los vecinos que lo demanden y trabajen en esta problemática”. Además, abogó por la “inteligencia criminal” para abordar los casos de inseguridad en las localidades más chicas protagonizados por bandas que no son del lugar.

Reseña de Font

Enrique Font es un referente indiscutido en materia de estudios sobre seguridad pública y criminología. Su trabajo e investigaciones han sido reconocidos en nuestro país y en el exterior. Es docente de la Universidad Nacional de Rosario. Lleva adelante el proyecto "Violencia, policía y estado de derecho", que comenzó en el año 2004 y abarca entre 1996 y el 2006, en forma conjunta con el CELS, la UNL y la UNR.

Cuando asumió Hermes Binner como gobernador, su nombre aparecía en cuanta carpeta existía de conformación del gabinete de lo que iba a ser el flamante ministerio de Seguirdad. “Detrás del ministro Cuenca estará Font”, arriesgaban, seguros, los voceros socialistas. Un problema de salud postergó el ingreso a la estructura estatal y lo recluyó en los claustros universitarios. En marzo de este año renovaron la oferta, esta vez le pidieron que se haga cargo de la Secretaría de Control de las Fuerzas de Seguridad –ahora con Gonzalo Armas como flamante titular -, pero respondió negativamente.

- ¿Cómo cree que debe ser la policía que se viene?, le preguntó un medio gráfico rosarino el 30 de septiembre de 2007

- Hay que evitar la visión de la seguridad simplista, que es la demagogia represiva para la cual la seguridad se reduce al orden en las calles. Se alienta así la construcción del problema como si fuera una 'guerra' entre 'los delincuentes' y las instituciones de seguridad. En esta guerra, los derechos son percibidos como obstáculos a una supuesta solución 'simple', que es el incremento de la violencia estatal, y no como los bienes a proteger por las políticas de seguridad. Peor aún, en esta perspectiva nunca el incremento de la fuerza es suficiente: Cuando estas políticas fracasan, en lugar de admitir el error, se reclama más violencia, más armas y más presencia policial, en fin, más guerra y división. Se trata de enfrentar a la violencia con mayor violencia. Es en esta visión oculta, en perjuicio de víctimas y victimarios, que los delitos se relacionan con las economías delictivas, a las que debe abordarse. Este es el consejo más sano que puede recibir en términos de seguridad el próximo gobierno provincial.

Comentá la nota