"Enormes problemas presupuestarios"

Patricia Giuricich admitió que no existe un sistema de atención integral a la infancia eficaz, y auguró que sin los recursos de la reforma tributaria será aún más difícil. Aún así, abrirán tres centros y duplicarán el personal del área.
"No tenemos un sistema de protección integral de la infancia trabajando como se debe. Hay enormes problemas presupuestarios y estamos complicados como todas las áreas, sin los recursos de la reforma tributaria no se va a poder responder a las demandas de manera adecuada", reconoció la secretaria para el Desarrollo de la Ciudadanía Patricia Giuricich. Pero argumentó: "Hemos hecho un trabajo enorme y este año va a ser más visible". La funcionaria señaló que en la provincia "hay unos 250 mil niños y jóvenes de entre 0 y 18 años con necesidades básicas insatisfechas" y que del total de casos sociales que pasan por la Dirección Provincial de la Niñez, el 70 por ciento corresponden a niños maltratados o abusados. En ese sentido, adelantó los programas que se pondrán en marcha durante el 2010 con el objetivo de que los 605 niños que actualmente viven en instituciones provinciales puedan encontrar un lugar. Y explicó que la mayoría de los profesionales que se incorporarán al área en este año serán destinados a Rosario, donde además se inaugurarán tres nuevos centros transitorios para adolescentes.

-Sin los nuevos recursos que iban a llegar por la reforma tributaria, ¿podrán cumplir adecuadamente con lo que establece la nueva ley de protección de la infancia?

-No, no vamos a poder responder de manera adecuada. Pero eso no significa que no podamos hacer nada. La nueva ley de infancia, con la que estamos absolutamente de acuerdo, implica un cambio radical que traslada al Ejecutivo las responsabilidades pero no los recursos financieros y humanos. Y en esto hay gran déficit porque el ministerio de Desarrollo Social tiene un personal que históricamente ha estado ligado al asistencialismo. No contamos con recursos humanos suficientes para atender problemáticas como abuso y consumo de sustancias. Hay que profundizar la conformación de un sistema integral de protección trabajando con los tres niveles del estado: municipal, provincial y nacional.

-Hablando del traslado de responsabilidades, ¿notan en el poder judicial la apertura necesaria para aplicar la nueva ley?

-(N de R: A partir de la nueva normativa todos los casos sociales de niños de entre 0 y 16 años son abordados por el área provincial de Niñez y fiscalizados por los jueces de familia. Los jueces de menores sólo entienden en los delitos penales cometidos por chicos de entre 16 y 18 años). En el poder judicial hay una enorme resistencia por parte de los jueces de familia porque entienden que se les va a duplicar el trabajo y no es así. Lo único que tienen que hacer es constatar la legalidad de las medidas excepcionales. Estamos tratando de avanzar y de pulir algunas cuestiones, porque lo cierto es que a casi tres años de aprobada la ley nacional resistirse es como querer tapar el sol con las manos.

-Los propios empleados del área destacaron que faltan centros de día y hogares transitorios para niños y adolescentes ¿se va a hacer algo al respecto?

-Se va a profundizar el trabajo en la zona sur, oeste y en el centro de Rosario. El Centro de Permanencia Transitoria que actualmente alberga a chicos en situación de calle durante la noche, va a funcionar también como centro de día. En febrero se va a anunciar un programa integral destinado a los adolescentes que incluirá unos tres espacios más para la ciudad.

-Actualmente un equipo de apenas siete personas debe resolver todos los casos sociales y atienden hasta veinte casos por día, ¿cómo se va a resolver?

-Ese equipo es el que más refuerzo va a recibir, el personal va a duplicarse. Estamos entrevistando a psicólogos, asistentes sociales y abogados. Pero hay algo que hay que entender: Niñez tiene que garantizar que el sistema funcione, no resolver todos los casos. Para eso deben trabajar con todas las áreas del gobierno. Por ejemplo si hay un niño pobre con problemas de salud no debe encargarse Niñez sino el Ministerio de Salud. Por otra parte es necesario decir que cuando comenzamos nuestra gestión había 50 profesionales y hoy son 174. Este año estamos por incorporar cuarenta más, de los cuales el setenta por ciento corresponden a Rosario. Y se firmó un acuerdo por el cual a más tardar el 30 de junio todos los empleados contratados serán pasados a planta permanente.

-¿Qué programas se van a poner en marcha durante este año?

-Vamos a fortalecer la estructura propia. Contamos con 31 Centros de Atención Familiar en la provincia a los cuales asisten unos cuatro mil niños y niñas. Queremos que estén abiertos todo el día y sean un lugar de referencia para las familias del barrio, aunque ahora no hay personal suficiente. También seguimos con el programa de Acompañamiento Ciudadano, formado por profesionales que realizan un seguimiento de cada uno de los adolescentes de entre 12 y 18 años en las distintas instituciones y centros de día. Hemos firmado convenios con 87 municipios y comunas para que creen un área de la niñez y 132 convenios con ONG para trabajar en conjunto. Este año también vamos a poner en marcha el programa Amparo, una alternativa a los programas tradicionales como las guardas remuneradas en las cuales una familia sustituta se hace cargo del niño y recibe dinero a cambio. Actualmente son 378. Amparo tiene el objetivo de hacer más énfasis en el propio grupo familiar de la criatura. También queremos desinstitucionalizar a los niños y adolescentes que viven en hogares transitorios.

-Respecto a esto, la nueva ley de infancia establece que las medidas excepcionales no duren más de un año y medio, pero hay niños que pasan años viviendo en las instituciones...

-Sí, por eso hay un equipo de abogados y otros profesionales que están analizando la situación de cada niño o niña alojados en los centros transitorios con el objetivo de desinstitucionalizarlos. Pero a veces se complica muchísimo porque hay chicos que no tienen otro lugar donde ir. Tenemos dos desafíos: por un lado los adolescentes a los que hay que seducir con propuestas culturales o de capacitación para introducirlos en la sociedad, y por otro los niños institucionalizados a los que hay que buscarles un lugar, sea en sus propias familias o mediante la adopción. Actualmente hay 239 niños, niñas y adolescentes viviendo en instituciones en Santa Fe, Rafaela y Reconquista y unos 366 más en Rosario y Venado Tuerto. En total son 605.

-¿Con lo que se hace alcanza?

-No. No tenemos un sistema de protección integral de la infancia trabajando como se debe. Tenemos enormes problemas presupuestarios y estamos complicados como todas las áreas de gobierno. Pero hemos hecho un trabajo enorme y este año va a ser más visible.

-Está claro que queda mucho por hacer, según su perspectiva ¿cuál es actualmente la problemática más grave de la infancia?

-El problema más importante es el abuso sexual infantil y el maltrato. Del total de casos de niños de entre cero y diez años que ingresan a Niñez, el 70 por ciento es por abuso y maltrato. En el caso de las adolescentes de entre 10 y 18 años el 80 por ciento ingresa por explotación sexual y abuso. Hay lugares, sobre todo en el norte provincial donde el estado no llegó jamás y donde la violencia está naturalizada. Es necesario revertirlo, pero va a llevar tiempo.

Comentá la nota