Enojo policial: les prometieron trabajar en la zona pero los mandaron al conurbano

Oficiales recién egresados de la Escuela de Policía se anotaron en la academia con la promesa de que trabajarían en su ciudad. Ayer les comunicaron que deberán quedarse en el conurbano.
Unos 200 oficiales oriundos sobre todo de Punta Alta y Tres Arroyos se enteraron ayer en su acto de egresados que no volverían a sus ciudades a prestar servicio – tal como se lo habían prometido al momento del ingreso -, si no que por el contrario serían destinados a comisarías del conurbano bonaerense.

La noticia derivó en diferentes reacciones. En el caso de Punta Alta, familiares de 36 jóvenes oficiales llevaron su protesta hasta la casa misma del intendente Néstor Starc.

Según informaron los familiares, los flamantes policías, oriundos de de dicha localidad fueron enviados a distintas comisarías del conurbano bonaerense, cuando se les había prometido que su destino sería Punta Alta o Bahía Blanca.

El intendente prometió recibirlos durante la mañana del viernes en su despacho municipal. Algo similar ocurrió en Tres Arroyos.

Allí se conoció el caso de dos oficiales de policía a las que ayer se les comunicó su destino: una de ellas va a Científica de Lanús y la restante a Pilar.

Las chicas dijeron que piensan en renunciar antes de empezar a trabajar, ya que no se ha cumplido con los preceptos de la Policía Comunal, que establecía que cada oficial recibido tiene que ser útil en su medio.

El tema llegó a oídos de las más altas autoridades de la Municipalidad de Tres Arroyos las que se inquietaron por la situación y han iniciado gestiones urgentes ante el Ministerio de Seguridad para tratar de rever esta realidad.

Las dos mujeres tienen altos compromisos familiares en Tres Arroyos, por lo que eligieron la carrera ante la seguridad que el destino era nuestra ciudad. Ahora se plantea otra cuestión imprevista, que es de esperar se solucione.

Comentá la nota