Enojo de comerciantes locales por el plan de canje de heladeras

Los empresarios tucumanos sostienen que la Nación los discrimina.
La Cámara del Confort de Tucumán, que agrupa a pequeñas y medianas empresas de electrodomésticos, se quejó por la falta de información respecto del plan nacional de canje de heladeras. “Las cadenas nacionales son las únicas que se prestaron para participar en este acuerdo. De forma obligada tuvieron que comprometerse a entregar heladeras que nunca tuvieron en su poder para efectivizar la operación. Lo hacen porque necesitan quedar bien con el Gobierno y, de esa forma, conseguir favores, como la ayuda financiera que la Nación les puede brindar”, afirmó el presidente de la entidad empresaria, Polo Golbaum.

El empresario explicó que no saben con qué aparatos se trabajó, quién se hace cargo del depósito de las heladeras viejas ni cómo se se las envían a las fábricas que las reciben. “Un tema de enorme significación es saber quién financia la operación con las cadenas comerciales:¿se realiza directamente con el Banco Nación o por medio de la Anses? Lo único firme que existe es el discurso de la presidenta (Cristina Fernández) y la publicidad oficial. Los primeros que fuimos discriminados para integrar este plan fuimos los comerciantes locales”, se quejó.

“La medida no es seria; este plan comenzó apuntando hacia el ahorro energético y se volvió una mentira política. La mejor definición del caso es asimilar a este negocio como un globo que hicieron correr a lo alto y de alguna manera explotará pronto. Por eso pensamos que no hay ninguna seguridad de que más adelante se vaya a implementar el acuerdo”, añadió.

En cuanto a las cadenas de electrodomésticos nacionales que sí se adhirieron al plan canje de heladeras que la Presidenta había anunciado el pasado 18 de diciembre, sólo funcionó en algunos locales de Tucumán y todavía no volvió a implementarse debido a la falta de stock.

Sólo las casas comerciales Megatone y Ribeiro pusieron en marcha la operatoria y tuvieron que suspenderla porque se quedaron sin heladeras del modelo con el cual se estaba trabajando. Las demás firmas de alcance nacional siguen a la espera de las instrucciones para hacerlo ejecutivo, como el caso de Frávega, comercio al que se le advirtió desde su sede central que, como quebró el stock de la fábrica que les proveía las neveras, cambiarían de marca utilizando un nuevo modelo. Así se explica en una comunicación interna de la empresa a la que tuvo acceso LA GACETA. “Se suponía que los primeros días de enero íbamos a estar recibiendo nuevas unidades para efectivizar el acuerdo con el Estado, pero todavía no tenemos notificaciones que anuncien cuándo tendremos la mercadería para satisfacer la gran demanda que hay”, comentó Rodrigo Callejas, de Garbarino.

Como consecuencia de esta situación, en Tucumán continúa suspendida la instrumentación del plan de canje.

Comentá la nota