Enojo de Cartez con la Mesa de Enlace

Los dirigentes de esta parte del país creen que falta estrategia frente al ninguneo que reciben del gobierno. Cartez iría a una marcha al Congreso el 10 de diciembre pero sólo si el campo es parte de una convocatoria más amplia.
Azotado por la sequía y complicado por la mala relación con el gobierno nacional, el campo busca volver a la carga reclamando por más institucionalidad y seguridad jurídica y el eterno pedido de liberación de los mercados. De cara a la asunción del nuevo Congreso el próximo 10 de diciembre, los productores estarían dispuestos a marchar pero invitados por otros sectores de la vida nacional opositores al kirchnerismo.

En el terreno político la temperatura es muy alta. El termómetro fue la última reunión del Consejo Directivo de Cartez. Allí los dirigentes de las rurales que integran la entidad, plantearon la sensación de inmovilismo que transmite la Comisión de Enlace Nacional. Muchos miraban el rostro de Néstor Roulet, quien con su silencio parecía que convalidaba el planteo de los chacareros. El malestar del ex vicepresidente de CRA con la Mesa de Enlace tras su alejamiento del cargo es indisimulable. "La sensación es que falta estrategia. Hay que salir al interior y darle más participación a los productores para que se sientan útiles", sentenció el dirigente de Canals.

"La estrategia del oficialismo ahora es vaciar las sociedades rurales. Quieren atomizar el reclamo utilizando a las estructuras estatales vinculadas con la producción financiadas con las cajas de la ex Secretaría de Agricultura de la Nación, cuyo orientador es el actual ministro de Agricultura Julián Domínguez", expresó el titular de Cartez, Delfor Maldonado.

Respecto a la posible movilización del campo el próximo 10 de diciembre hacia la Plaza de los dos Congresos, el vicepresidente de Cartez, Miguel Picat, dijo: "Estamos dispuestos a marchar pero si somos convocados por otros sectores sociales que están en contra del kirchnerismo. No hay margen para que el sector sea el único convocante", sugirió el colono. En tanto, Maldonado opinó que "la única esperanza concreta es el 2011". Consultado sobre los esfuerzos que realiza el gobernador Schiaretti para con el sector, dijo que "son una buena señal pero no alcanza porque la cuestión de fondo es el marco general. Si no hay contexto, ninguna política es útil", finalizó el abogado de Río Cuarto.

Los ruralistas se mostraron preocupados por la falta de consensos. Admitieron la necesidad de hacer sacrificio pero en un marco de seriedad. El próximo jueves se reúne el Concejo Directivo de CRA. El mandato de Cartez para continuar el reclamo girará en la necesidad de recuperar la institucionalidad del país, seguridad jurídica y liberación de los mercados.

El impacto de la sequía

La situación del campo es agobiante. No sólo por la falta de lluvias, aunque hoy es de lo único que se habla en el sector. En Jesús María, históricamente llueven unos 700 milímetros. Este fenómeno se produjo hasta 2008. En lo que va de 2009 sólo han caído 280 milímetros. Con la siembra encima hay un déficit hídrico de 500 milímetros. Los trigos trillados con tecnología propia, arrojaron entre 4 a 7 quintales por hectárea. Muchos productores optaron por picar el cereal ya que por el impacto de la seca, son irrecuperables. "Hay 500 mil hectáreas vacías a la espera del perfil de humedad adecuado para iniciar la siembra", afirmó un integrante de la comisión directiva de la Sociedad Rural de Jesús María.

En ganadería la situación no es menos difícil. "Ya no hay pasturas, no se consiguen rollos y los últimos que quedan, tienen un costo de entre 280 a 300 pesos", señaló un productor ganadero de Sinsacate. En materia de Cuota Hilton, la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) anunció el adelanto del 10 % del cupo. "Son títulos para los diarios, pero concretamente no hay nada", expresó un cabañero de Ischilín. La combinación de la sequía con la incertidumbre en materia de precios conforman un formidable coctel a punto de estallar en el sector.

Comentá la nota