Enojado, Giacomino despidió al jefe de la Oficina Anticorrupción municipal

Enojado, Giacomino despidió al jefe de la Oficina Anticorrupción municipal
Le facturó a Cáceres su pertenencia juecista. "No quiere que lo investigue", replicó el funcionario echado.
El caso de las dos chapas de taxi que adquirió e inscribió a su nombre de manera irregular el ex tribuno de cuentas municipal Jorge León, en una operatoria que el pasado martes la Municipalidad de Córdoba decidió desbaratar –dispuso la caducidad de ambas licencias–, marcó el telón de fondo para otra disputa entre el intendente Daniel Giacomino y el ala juecista del Frente Cívico, de la cual todavía quedan unos pocos funcionarios (con las horas contadas) en el municipio.

Ayer Giacomino anunció su decisión de echar del cargo de subdirector de la Oficina Anticorrupción a Luis Cáceres, el funcionario que el pasado martes presentó una denuncia penal en la Justicia, para que se investigue si León logró inscribir las chapas a su nombre en 2008 falseando su declaración jurada, o bien si fue el municipio quien no controló debidamente ese proceso administrativo. Esto, porque al ser jubilado provincial, León incurría en una de las incompatibilidades que impone la legislación para ser titular de una chapa de taxi, pero aún así, igualmente la obtuvo.

Giacomino sorprendió al señalar ayer por los medios que había prescindido de Cáceres, aunque este replicó que oficialmente no había sido notificado de su despido. Curiosamente, el decreto que da de baja a Cáceres está fechado el 10 de marzo, pero limita la designación de ese funcionario de manera retroactiva al 9 de marzo.

Palo por palo. Giacomino definió a Cáceres como un “pícaro” y dijo que le extrañaba que “recién ahora se haya puesto a investigar”, en alusión directa a la ya mencionada denuncia sobre los taxis de León, y también al pedido de apartamiento de sus funciones que formuló para con el director de Procuración Fiscal, Damián López Brandenburg, a quien Cáceres le atribuyó un “conflicto ético”, al constatar que su la esposa de ese funcionario está vinculada a una firma que contrató los seguros de riesgo del trabajo para los empleados de la Crese.

Sin vueltas, el intendente encuadró la salida de Cáceres en su alineamiento como juecista y la equiparó con la renuncia que presentó días atrás el director de Espectáculos Públicos, Guillermo Goirán. Les reclamó a los juecistas que “digan la verdad” y que admitan que se van de la gestión por su posición política dentro del Frente Cívico.

Por su lado, Cáceres discrepó con ese argumento, al remarcar que su condición de juecista no viene de ahora, sino de hace cinco años, y que “no es cierto” que recién ahora está encarando investigaciones. “Me saca porque estoy investigando, no por ser juecista. Salvando las distancias, esto me hace acordar cuando (José Manuel) De la Sota lo echó a Juez de la Fiscalía Anticorrupción”, señaló.

El funcionario saliente también hizo notar que el propio Departamento Ejecutivo, con su decisión de caducar las licencias de León, terminó avalando en los hechos la denuncia penal que él elevó a la Justicia.

“Acá lo único claro es que Giacomino necesita una estructura más dócil, que no lo controle. Primero desjerarquizó la Oficina Anticorrupción, ahora me echa a mí y en poco tiempo va a poner a una amiga para que no investigue nada”, acusó.

Cáceres reclamó que desde hace 20 días está pendiente de resolución en la Asesoría Letrada el pedido de apartamiento de López Brandenburg. “Quiero ver qué van a hacer con ese funcionario quienes me reemplacen, desafió.”.

Comentá la nota