Engatusado.

ESTUDIANTES 1 - BOCA 0: Por la zurda de Mouche, el Boca B era más y merecía ganarle a Estudiantes, pero la Gata Fernández sacó de la galera un sutil tiro libre y hasta la vista, River...
Engatusar: Ganar la voluntad de alguien con halagos para conseguir de él algo.

No se puede decir que Estudiantes le haya puesto una alfombra roja al Boca B, pero... Si Sabella eligió dos volantes centrales como Huerta y Matías Sánchez... Si Gastón Fernández estuvo más cerca de Enzo Pérez y Sánchez Prette que de Calderón... Si en el Estudiantes B que formó no hubo un líder natural... Fue Boca el amo y señor del primer tiempo. Con un Mouche lastimando por cualquier lugar que se moviese, hasta con el disfraz de Riquelme para intentar un gol olímpico. Con Chávez y el prometedor Battaglia por las bandas, con Vargas bancando el medio solo como el otro Battaglia, con la prestancia de los centrales y, también, con las intermitentes apariciones de Gracián. Pero todo lo que tenía olor a peligro venía de Mouche. Aquel córner, un centro medido a la cabeza de Figueroa, un disparo de derecha, un zurdazo cruzado (gran habilitación de taco de Gracián)...

¿Y Estudiantes? Deambulaba por la cancha. Sin conductor, sin que le llegara una pelota limpia a Calderón, quien tenía que mostrar sus dotes de buen jugador de espaldas al arco pero nadie quedaba delante de él, sin buenas decisiones en los buenos pies de Enzo Pérez y Sánchez Prette... A esta altura no quedan dudas de cuál era el resultado moral. Justamente eso fue lo que cambió el fabuloso tiro libre de la Gata a punto del descanso: la moral.

Estudiantes empezó a creérsela y Boca se fue extinguiendo.

Mouche quiso resolver todo solo (si aprende algunas cositas será el mejor delantero de Boca con diferencia), a los pibes de las bandas se les acabó la nafta y desde el banco Ischia colaboró con un cambio que perjudicó a su equipo: sacó a Gracián para poner a Noir. ¿Para qué tres delanteros si no van a tener quién los abastezca? Diez minutos después quiso remendar el error con Damián Díaz, pero Estudiantes ya estaba tranquilo, se había agrandado más de lo que permitía su juego. Era todo moral. Y Boca veía todo negro.

¿Se le puede caer a Ischia por haber puesto suplentes con la posibilidad de quedar a ocho de la punta como al final sucedió? Con la chapa puesta sería muy sencillo, aunque, en este caso, no parece oportuno. Este Boca fue más que Estudiantes, lo suficiente como para llevarse tres puntos y que las posibles críticas trocaran por elogios ante "la gran decisión" y por haber preservado a los titulares para River. Pero no contaban con Gastón Fernández. Y Boca terminó engatusado.

Comentá la nota