Se enfrían las expectativas de diálogo entre Castro y Obama

Para los mandatarios de ambos países, los vínculos bilaterales parecerían estar en segundo plano, según los expertos. EE:UU y Cuba priorizan resolver la difícil situación económica que padecen
A poco más de un año de la asunción de Barack Obama, las expectativas de mejora de las relaciones bilaterales entre sendos países se diluyen con el correr de los meses.

"No ha habido ninguna iniciativa importante de parte de Cuba, ni incentivos estadounidenses para cambiar nada'', señaló Mauricio Font, director del Centro Bildner para Estudios de las Américas de City University, Nueva York.

De acuerdo al diario El Nuevo Herald, Obama "tomó durante el año varias medidas para cambiar ocho años de agresiva política por parte de la administración de George W. Bush, sobre la base de un nuevo comienzo con Cuba que prometió el pasado abril durante una cumbre de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Trinidad y Tobago".

Además, agrega, Washington levantó casi todas las restricciones a los viajes entre ambos países y a las remesas enviadas a la isla, y aumentó significativamente el número de visas que Estados Unidos concede a los visitantes cubanos.

También se incrementaron los permisos para que los estadounidenses viajen a Cuba, desde clubes de ajedrez hasta equipos de softball.

"A solicitud de los Estados Unidos, las largamente estancadas conversaciones con Cuba sobre inmigración y el correo directo se reanudaron. A diferencia de Bush, Obama no amenazó con vetar intentos en el Congreso por moderar las tensiones. De hecho, el Congreso facilitó que La Habana pagara las importaciones agrícolas estadounidenses", sostiene el matutino.

Obama también autorizó el envío de paquetes a Cuba con equipos como computadoras, impresoras, sistemas de televisión por satélite y teléfonos móviles celulares y satelitales, cámaras, programas informáticos y unidades portátiles de memoria.

En otro gesto, la misión diplomática invitó a artistas y otros intelectuales progubernamentales a un coctel en septiembre, dejando fuera a los disidentes. Pero Obama "siguió respaldando a grupos opositores y de la sociedad civil en la isla, se opuso a levantar el embargo hasta que La Habana mejore su historial de derechos humanos y mantuvo a Cuba en la lista de países que practican o patrocinan el terrorismo", aclara El Nuevo Heradl.

En naciones como Cuba y Nigeria "tenemos que presionar vigorosamente a los dirigentes para que pongan fin a la represión y respaldar a los que se esfuerzan por un cambio desde dentro'', afirmó la secretaria de Estado Hillary Clinton el 14 de diciembre.

Mientras tanto, un proyecto de ley que contempla eliminar todas las restricciones a los viajes turísticos a la isla sigue empantanado en el Congreso.

Comentá la nota