"El 28 enfrentaré a 3 aparatos: Kirchner, Rossi y Binner"

Periodista: ¿Cómo viene la campaña?

Carlos Reutemann: La campaña está tirante. Hay un trabajo muy fuerte del Gobierno provincial, que hace una campaña enorme. El gobernador (Hermes Binner) ha puesto mucho interés en estas elecciones, sabiendo los resultados que tuvimos en 2007. Él se puso al frente de la campaña desde el inicio y si usted recorre la lista de la provincia, encontramos dos candidatos testimoniales. Hubo una puesta en escena de un candidato por otra persona.

P.: ¿Qué perjudica más en Santa Fe: la actitud del socialismo o Rossi manteniendo la otra lista del peronismo?

C.R.: Reconozco que la forma que va el justicialismo en la provincia no es la más aconsejable de cara a una elección. El 29 habrá un montón de lecturas locales y nacionales. La estrategia del justicialismo no fue la adecuada ya sea por los acontecimientos que se dieron, por el adelantamiento de la elección o por la ausencia de internas.

P.: El domingo de la elección ¿se suman los votos del peronismo?

C.R.: Acá los votos no se suman, acá hay dos frentes con el mismo electorado en una elección ajustada. Cualquier dispersión de voto puede ser decisiva. Yo enfrento a tres aparatos: al del socialismo que representa Binner, a Rossi y al kirchnerismo.

P.: ¿Se gana el 28?

C.R.: Será una elección muy cerrada. Hoy hay un porcentaje de indecisos que puede rondar entre el 9 y el 12% y en un padrón de 1.500.000 votos es muy importante. Nunca pensé que iba a ser fácil como alguien escribió por ahí. Y el partido gobernante está jugando muy fuerte.

P.: ¿Puede que el acuerdo al que no llegaron ustedes lo hagan los votantes en las urnas?

C.R.: Hay posiciones muy diferentes en los dos frentes, sobre todo en el conflicto del campo. También es cierto que yo no compito, yo no voy a diputado nacional porque voy en otro cargo, entonces no tengo una competencia directa. Pero como yo represento a la provincia en el Senado y tengo mi posición en el conflicto del campo, represento a las 362 poblaciones de la provincia de Santa Fe.

P.: El socialismo dice que la única diferencia que marca usted con el kirchnerismo es la Resolución 125...

C.R.: Yo acompañé al Gobierno de Duhalde primero y luego a Kirchner. Nosotros vivimos muy fuerte la crisis de los cinco presidentes, siendo gobernador o desde el Congreso fui testigo de cómo se resolvió todo el tema institucional y he acompañado muchas medidas del Gobierno de Kirchner y creo que con las elecciones de 2007 no le fue mal al oficialismo, pero hay una línea divisoria que traza el conflicto con el campo en mi pensamiento, se quebró el microclima dentro del oficialismo por esa resolución. Luego no acompañé los superpoderes porque pensaba que el país ya no estaba en el momento de crisis y así surgió el bloque Santa Fe Federal.

P.: Hay quienes creen que, según la elección de Kirchner en Buenos Aires, usted seguirá hablando con el Gobierno o se acercará al sector disidente...

C.R.: Si el 29 se empieza a hablar del reposicionamiento de acuerdo con los resultados, a mí me parece un error. La primera señal que hay que darle a la ciudadanía es que no se larga la carrera para 2011. Respecto de que si hay un acuerdo con el kirchnerismo, de acuerdo con cómo vamos en Santa Fe, me parece que está demostrado que no hay ningún acuerdo.

P.: Pero Kirchner intentó acercarse...

C.R.: Tuvimos una reunión en Olivos hace mucho tiempo donde se trató sobre la política de Santa Fe, pero en términos generales, para decir lo que yo veía. Dije que iba a ser una elección difícil y que había que prestar mucha atención a la estrategia que se iba a utilizar en la provincia, eso es todo lo que hablé en Olivos. Hay una situación de no retorno, y Kirchner tiene actitudes agresivas hacia algunos candidatos y no la ha tenido conmigo, aunque yo haya tenido un quiebre, eso es llamativo. Por eso se crea la fábula de que hay un arreglo, pero ya no sé cómo desmentirlo.

P.: ¿Tiene usted la esperanza de que Kirchner se acerque para proponerle ser candidato en 2011?

C.R.: No, no. Si hablamos el 29, será de pobreza, exclusión, pero cualquier diálogo de ese tipo tendrá que hacerlo con el PJ. Si hay una conversación de ese estilo, yo no voy a tomar una posición diferente respecto del tema campo. Los que piensan que me pueden hacer cambiar no me conocen.

P.: ¿Cómo imagina una fórmula para 2011?

C.R.: Yo no quiero hablar de 2011. Faltan dos años y medio, estamos a destiempo me parece.

P.: ¿Qué piensa de la elección en Buenos Aires donde también hay dos listas del PJ y una tercera fuerza que puede colarse?

C.R.: La provincia tiene una realidad totalmente diferente de las nuestras. Se percibe la importancia del dirigente local que está allí trabajando, resolviendo cosas, pero se ven colchones de pobreza enormes. No es simple ver esa realidad para nosotros.

P.: ¿Cree en las encuestas?

C.R.: Hay que leer todas las encuestas. Hay mucho dibujo...

P.: Con Elisa Carrió, ¿se sentaría después de las elecciones? Ella dice que usted es el candidato más lindo de la oposición...

C.R.: (Risas) Me resulta una dirigente de prestigio que da la cara, enfrenta, lucha, pelea. Le tengo respeto desde hace tantos años. No se guarda nada, dice lo que siente. Merece mucho mi respeto por su forma de ser: frontal, con unas agallas enormes.

P.: ¿Tiene alguna cábala?

C.R.: No me gusta mucho el número 13 y lo respeto.

P.: ¿Cómo le irá a Santa Fe Federal en Rosario?

C.R.: Están muy fuertes los socialistas ahí, tienen el municipio hace 20 años, tienen estructura importante y se vio la diferencia en la elección a gobernador.

P.: ¿Se puede revertir ese escenario con el resto de la provincia?

C.R.: Es matemático, ya que entre Rosario y Santa Fe tenés casi el 50% del electorado, pero diferencias en Rosario, como fue el caso de Bielsa, se tornan casi definitivas.

P.: ¿Cambiará el estilo de la campaña de acá al 28?

C.R.: Sí, puede ser. Nosotros no tenemos una gran estructura, ni recursos, estamos medio en forma amateur. No es buena esta época para campañas, en la era de la electrónica las campañas no se hacen más con tiza y carbón.

P.: ¿No tiene los fondos necesarios?

C.R.: Lo económico es de enorme importancia. Se necesitan recursos para afrontar movimientos, campañas mediáticas, diseños de imagen, estudios, seguimientos y todo cuesta mucho.

P.: ¿Y cómo financió la campaña?

C.R.: Cuando muestre los números no lo van a poder creer.

Comentá la nota