Enfrentando la calentura

El termómetro estuvo alto para todos, incluido el gobernador y sus ministros que tuvieron que enfrentar una semana de bronca sobre todo en Rosario, por los cortes de luz y la llegada de las boletas con aumento en el Inmobiliario.
El gobierno de Hermes Binner atravesó una semana complicada. Los reiterados cortes de energía -fundamentalmente en Rosario y la llegada a los domicilios de las boletas del Impuesto Inmobiliario con el incremento anunciado hace tiempo pero patentizado recién ahora; contribuyeron al malhumor general. Si a eso se agrega la incipiente polémica por los aumentos salariales que reclaman desde la administración pública, la fotografía del momento es francamente desalentadora. No es suficiente explicar que se hicieron tres nuevas estaciones eléctricas en Rosario -y se está terminando la cuarta- o que se triplicó el número de cuadrillas, o que se está estudiando demorar el aumento anunciado del 6%. Tampoco que la negativa de los senadores del PJ a votar la reforma impositiva es un corcet para las finanzas provinciales. Aún siendo cierto todo eso, la imagen del gobierno sufre un deterioro que debe revertir en lo inmediato. Para ello se esperan novedades en el mes que se inicia desde la Corte Suprema en el litigio con el gobierno central, y a la vez una pauta que se fije a nivel nacional para la discusión salarial. Si esto sucediera, el gobierno provincial encararía con mejores perspectivas las paritarias y podría asegurarse el inicio del ciclo lectivo. Una circunstancia indispensable para pasar el sofocón.

Las declaraciones del Ministro de Hacienda Angel Sciara anticipando que "un aumento superior al 0,1% puede traer complicaciones" fueron tan ciertas como innecesarias. Sin necesidad de que se otorgue ningún aumento, las arcas provinciales lucen raquíticas. Pero Sciara sabe, como Binner que habrá un aumento salarial, y que el porcentaje no se fijará en la provincia. Lo saben también los gremios, y todos se anotan en la pulseada que será para "la foto" porque se aplicará el parámetro que marquen Hugo Moyano y los funcionarios de Cristina de Kirchner. Como ha sucedido antes, y como los mismos sindicatos están dispuestos a convalidar. Resta saber si Amsafe acatará tales parámetros, porque si hay algo que el gobierno socialista no puede permitirse es que el 1º de marzo no comiencen las clases. Para ello hay conversaciones informales desde hace unos días, pero la dinámica paritaria hará que se estire la determinación hasta la última semana de febrero.

Para entonces el gobierno espera que haya una resolución de la Corte suprema de la nación entorno a la presentación hecha por el Gobierno provincial reclamando la deuda de la nación. Si se confirman algunas versiones entorno al resultado favorable para Santa Fe, es probable que desde el gobierno federal surja una suerte de acuerdo "extrajudicial" que represente plata fresca para aliviar las cuentas.

En cuanto al tema de la Empresa Provincial de la Energía, la ola de calor que se prolongó durante diez días, puso en evidencia que aún resta mucho por hacer en un área que fue un compendio de desatinos durante las dos largas décadas del gobierno peronista, y que aún con ese atenuante el gobierno de Binner deberá pagar el costo político de no haber hecho público con mas énfasis el panorama con que se encontró hace dos años. Por ahora se analiza la posibilidad de postergar el aumento del 6% que se anunció hace unos días. Pero en lo inmediato no hay mucho más por hacer.

Algo parecido sucede con las boletas del Impuesto Inmobiliario que comenzó a llegar a los domicilios y que en algunos casos muestran aumentos superiores al 200%. Tambien aquí habría que haber explicado el retraso catastral, la inequidad contributiva de sectores con viviendas de altísimo valor que pagaban insignificancias, y la morosidad precisamente de aquellos que están en mejores condiciones de pagar.

Con la atención puesta en la Nación, tanto por los recursos como por las pautas salariales, el gobierno de Santa Fe, deja atrás el primer mes de un año que será muy complicado, y que será recordado no sólo por ser el del bicentenario.

Comentá la nota