Enfrentamiento entre UTA y efectivos policiales

Trabajadores de la Línea 11 y gremialistas se enfrentaron ayer a oficiales de la Policía de Alto Riesgo en las inmediaciones del galpón de la firma Santa Ana de los Guácaras, luego que los manifestantes intentaron evitar que retiren vehículos. Estudian concretar paro general.
En un día con tensiones por doquier, manifestantes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) se trenzaron ayer con efectivos de la Policía de Alto Riesgo (PAR) en las inmediaciones de los galpones de la empresa Santa Ana de los Guácaras. Allí, los sindicalistas se encontraban apostados hace más de un mes y en la jornada de este viernes intentaron evitar que retiren vehículos de los galpones de la empresa encargada de la Línea 11. De esta manera se produjo una situación poco clara que derivó en forcejeos que terminaron en un enfrentamiento.

ACCIÓN

"No quedaba otra que actuar ante la agresión que sufrieron los policías", justificó a Radio Dos el fiscal Núñez Huell. Fue así que un comisario decidió que se suspenda el retiro de los colectivos, ya que la situación salió de los carriles normales, y los enfrentamientos tendían a intensificarse. Por su parte, el secretario general de la UTA en Corrientes, Rubén Suárez, aseguró a Radio Metropolitana que "los efectivos de la PAR -mientras los gremialistas intentaban evitar que retiren vehículos de los galpones de la empresa Santa Ana- utilizó garrotes y la gente arremetió contra los hombres de la fuerza con cascotes y palos".

A su vez expresó su indignación ante el accionar de la fuerza de seguridad: "No se puede entender tanto ensañamiento con simples trabajadores que reclamaban por su fuente de trabajo".

DEFENSA. Los manifestantes "se defendieron con piedras", según el referente gremial.

RECLAMO

Cabe recordar que hace 36 días choferes y sindicalistas reclaman por mejoras laborales en la Línea 11, así como que la nueva empresa que atienda el servicio, tras la quita por parte del Municipio del permiso a Santa Ana de los Guácaras, cubra la traza con una y esta firma absorba a la totalidad de los trabajadores.

El referente de la UTA dejó entrever una cuestión política ante esta situación, acusando al Gobierno provincial de las medidas implementadas así como al propietario de la empresa. Sin embargo, desde otros sectores acusaron con anterioridad que los manifestantes respondían a intereses políticos de la oposición. De todas formas, el conflicto continúa, y los trabajadores se encuentran expectantes.

Según se pudo saber hasta el cierren de esta edición, del enfrentamiento resultaron algunas personas heridas, pero ninguna de consideración.

Por su parte, el fiscal Diego Núñez Huell consideró que el hecho derivó innecesariamente en una lucha de trabajadores expuestos a una situación de violencia. "Tuvimos una resistencia muy fuerte y me parece razonable no generar espacios de mayor violencia, se pudo haber organizado el procedimiento, negociar de otra manera, es irrazonable seguir así", sostuvo.

Comentá la nota