Enfático llamado de Sapag a mantener abiertas las escuelas.

Enfático llamado de Sapag a mantener abiertas las escuelas.
El gobernador inauguró el 38ª período ordinario de sesiones en la Legislatura. Anticipó números del presupuesto y destacó que las cuentas de tesorería están en rojo. Dijo que Neuquén tiene una masa salarial muy alta, negó cualquier posibilidad de aumentos salariales en este contexto, y convocó a los sindicalistas a que mantengan escuelas y hospitales abiertos para no afectar al conjunto de la población.
Jorge Sapag inauguró las sesiones ordinarias en la Legislatura neuquina con un enfático llamado a mantener escuelas y hospitales abiertos –serán afectados por huelgas estatales a partir de esta semana- y una también rotunda definición político-económica: no habrá aumento salarial mientras el Tesoro provincial esté en rojo.

El gobernador de Neuquén pronunció un discurso que intentó ser moderado sin esquivar el compromiso de enfrentar una coyuntura difícil. Habló de profundizar la democracia. De que la crisis podrá ser superada con unidad (“unidad en la diversidad”, dijo). Respaldado en una ayuda memoria –no leyó su discurso- anticipó los datos principales del presupuesto que presentará formalmente este lunes en la Cámara de Diputados. Mencionó mucha obra pública de la gestión anterior que ahora comenzará a ser inaugurada, y otra que se hará con respaldo financiero nacional –por ejemplo, 3.200 viviendas que serán licitadas este año- y el dinero extra de la renegociación petrolera, que para el año serán 820 millones de pesos.

Con la emisión por Canal 7 (Telefé) cortada exactamente a las 10 –porque empezaba a esa hora el discurso de Cristina Fernández en el Congreso- Sapag convocó a la contención social para “todos los ciudadanos”; a la responsabilidad “de no dar un solo paso atrás”; y advirtió que un sistema económico ha terminado en el mundo, y que vendrán cambios, y que habrá que prepararse para los “grandes dolores que provocan” estos cambios, con su inevitable “sacrificio”.

Con tono pausado, por momentos monocorde, Sapag repartió ejemplos y agradecimientos intencionados. Tocó muchos temas, pero uno fue prácticamente excluyente: el presupuesto, el manejo de los dineros públicos, en el contexto complicado que impone el mundo y el país.

Cuentas en rojo

Respecto del presupuesto que ha elaborado su gobierno para someterlo a la consideración de los diputados, anticipó el gobernador que proyecta ingresos “normales” por 5.140 millones de pesos, más el ingreso “extraordinario, por única vez” de 820 millones de pesos por la renegociación de los contratos de concesión a empresas petroleras.

Con respecto a los gastos proyectados, destacó la masa salarial global, correspondiente a los tres poderes del Estado, que su gobierno prevé para este año (sin aumentos salariales) en 3.205 millones.

“Es un problema para el presupuesto de la provincia, para atenderlo en tiempo y forma”, dijo el gobernador respecto de masa salarial. Y destacó que “los ingresos se estancaron, como producto de la crisis y el enfriamiento de la economía”.

Reiteró lo que la vicegobernadora Ana Pechen había informado hace unos días, acerca de la cantidad de empleados públicos (48.000 en total, 46.000 del Ejecutivo), y enfatizó que entre los municipios suman otros 15.000 empleados estatales.

“Más allá del debate periodístico (las diferencias que marcó con el diario Río Negro), es una cantidad muy importante. Es una masa salarial que exige mucha creatividad, inteligencia”, dijo Sapag.

En este punto, dijo que tales erogaciones salariales “han generado a la tesorería de la provincia una situación muy difícil”, y que la realidad es que “está en rojo y no hemos terminado de pagar obligaciones del 2008”.

Comparaciones

Con el tema de los salarios, Sapag recuperó un discurso que sus antecesores casi nunca dejaron de usar. Dijo que “comparado con otras provincias (la de Neuquén) es una masa salarial importante”, y resaltó que otros Estados, como Mendoza, Salta, ó Río Negro, tienen masas muy inferiores con mayor cantidad de habitantes”.

También reiteró que “si comparamos el nivel de sueldos con otras provincias, estamos en tercer lugar, después de Santa Cruz y Tierra del Fuego”.

En este contexto, hizo una alusión directa a las medidas de fuerza anticipadas por los gremios estatales. Dijo que “existe el legítimo derecho de peticionar y ganar más. Pero también tenemos que analizar que los recursos no son del gobierno sino del conjunto de la sociedad, y no podemos tomar decisiones demagógicas comprometiendo con deuda al conjunto de la sociedad neuquina”.

Con firmeza, expresó que “la escasez de dinero en la Tesorería no es una cuestión opinable” ya que es objetiva, probada”. Y fue más allá al afirmar que pese a que hay dirigentes sindicales que cuestionan las cuentas públicas, la información del gobierno en este sentido “es la verdad absoluta”.

“No hay ninguna posibilidad que Neuquén de respuesta positiva a un incremento salarial, y mucho menos en las magnitudes que se han hablado”, sostuvo el mandatario provincial, para anunciar que solo llamará a paritarias en función de la disponibilidad de “recursos concretos”.

Escuelas abiertas

“La escuela y los hospitales tienen que estar abiertos. No se pueden cerrar las puertas de la escuela pública. No porque lo diga el gobierno, sino porque le estamos negando derechos a nuestra población”, dijo Sapag, y sostuvo que afectar estos servicios básicos del Estado para la población no hace más que “limitar la igualdad de oportunidades”.

“Creo que este pensamiento es compartido por el conjunto de la sociedad neuquina. Invito a los docentes, a los padres, a los alumnos, a que mañana, y los días siguientes, y los meses y años venideros, tengamos esta escuela pública abierta, que se den las clases, y que las discusiones con el presupuesto en la mano la desarrollemos en mesas donde no afectemos el derecho a la educación”, recalcó el mandatario a pocas horas de que comience el paro de 72 horas del gremio docente ATEN.

Comentá la nota