Energías limpias: avances insuficientes

Este verano boreal se está caracterizando por su alta temperatura y crecientes desastres de carácter ambiental. La actual ola de calor es ya insoportable en Europa, mientras aún se esperan temperaturas por encima de los 47 grados en varios países.

Los efectos dañinos ya están a la vista, por ejemplo los incendios de bosques en Suecia y en California, el derretimiento de glaciares como el Dachstein en Austria, donde se están registrando las temperaturas más elevadas desde el año 1767 (con registro) y la mortandad de las vacas en Suiza por la carencia de agua. El agro australiano está ahora enfrentando la peor sequía de las últimas décadas.

Un símbolo de este calentamiento global ocurre en el Líbano, donde se reduce la cantidad de cedros, muchos de más de mil años de vida y de gran valor simbólico en la sociedad libanesa. Más calor y menos lluvias son una combinación altamente perjudicial para estos cedros.

Las emisiones contaminantes vienen creciendo año a año, a pesar de los notorios progresos de las nuevas tecnologías energéticas. Paneles solares y molinos eólicos se están instalando aceleradamente en muchos países, mientras su eficiencia energética crece y su costo de instalación viene declinando.

En China ya se están instalando paneles solares cubiertos de plástico en el pavimento de las rutas, desplazando así al asfalto, esta innovación tecnológica es una evidencia más de la decisión china de convertirse en el líder mundial de las nuevas energías limpias. China está fabricando tres de cada cuatro paneles solares producidos en el mundo.

Lamentablemente estos avances, que son alentadores, aún son insuficientes, pues si bien es cierto que disminuyen el ritmo de crecimiento de las emisiones, todavía no están en condiciones de reducirlas, que es lo que se requiere. Es mucho más lo que está pendiente de hacer si queremos cuidar la casa común.

Coment� la nota