Energía hidroeléctrica en el río

La cascadita del Río Areco y el ingeniero Osvaldo Cafaro.
Quien lea el título quizás se vea sorprendido, pero el proyecto existe y las posibilidades de concretarlo también. Claro que se trata de una generación reducida y el autor de la idea, surgida ya hace unos dos años y publicada oportunamente, es el ingeniero Osvaldo Cafaro, gerente de la Cooperativa de Electricidad CEOSP.

Cafaro comentó que recorriendo parte de la historia de Areco indagó acerca de su río y de las industrias que en algún momento funcionaron allí y fueron destruidas por un incendio: un molino, un harinero, una planta de celulosa y una fábrica de hilados. Ante la existencia de las compuertas y la generación de energía- mecánica mediante una rueda y no eléctrica- y con menos tecnología que la actual, Cafaro se preguntó por qué no hacerlo hoy.

Se trata de energía generada de la manera más limpia- esto contiene también una intención de docencia- y si bien cuando se habla de generación hidráulica se imaginan grandes obras- Yaciretá sería el ejemplo más destacado-, una obra pequeña también suma. Además, en el contexto de poner en valor ese sector del río, sería un nuevo atractivo turístico a pocos metros del centro de la ciudad.

La obra no cambiaría en absoluto el actual aspecto de la zona, solo se aprovecharía el saltito de agua de unos tres metros y se instalaría una turbina generadora. Ya se cuenta con la factibilidad técnica, el apoyo del Departamento Ejecutivo municipal y el Estudio del Concejo Deliberante, que está consultando con los organismos especializados de la Provincia.

Los estudios técnicos fueron logrados gratuitamente para la CEOSP y elaborados por la Universidad de Belgrano y el Instituto General Mosconi a fines del año pasado.

La obra permitiría generar 50 kw o 50.000 wats, el equivalente a 500 lámparas de 100 wats cada una y serviría para iluminar esa zona.

Se habla de una inversión de alrededor de 500.000 pesos, que se amortizaría en 8 años. Por ahora se buscan fondos para concretar el proyecto y después la obra.

Cafaro explicó que la instalación quizás no funcione las 24 horas, pero se aspira que lo haga en un 80/90%. Si se detiene el proceso momentáneamente no significa que no habrá luz, sino que se contará con la alternativa actual. La energía generada representaría el consumo de dos meses de Alumbrado Público en Areco.

La idea es realmente positiva, educativa y posible. Una pequeña usina generadora de electricidad hidroeléctrica, la más sana, menos contaminante y posible.

Quizás se pueda concretar para hacer docencia de cómo se puede generar energía sin alterar el medio ambiente.

Hay otras formas. En otras ediciones las iremos exponiendo, siempre con la colaboración del ingeniero Osvaldo Cafaro.

Comentá la nota