Endurece Washington su discurso comercial

Advirtió que podría revisar varios acuerdos
WASHINGTON.- El gobierno de Barack Obama podría estar explorando una línea más dura en materia comercial, como un posible camino para proteger el trabajo doméstico, en momentos en que el país padece una tasa récord de desempleo.

Tal es la impresión que se recogía anoche aquí, luego de conocer conceptos del candidato de Obama a ocupar el cargo de representante comercial, Ron Kirk, quien, si bien se definió como un "defensor" del libre comercio, al mismo tiempo expresó sus dudas de que, en este momento, eso sirva a los trabajadores norteamericanos.

"Creo en el [libre] comercio y trabajaré para ampliarlo", señaló en una declaración escrita. Pero, al mismo tiempo, advirtió que son muchos los estadounidenses que "no se benefician" de esa libertad.

Y protestó por el hecho de que los principales socios comerciales del país "no siempre respetan las reglas del juego".De hecho, Kirk advirtió que, si es confirmado, no llegará al cargo con lo que calificó como "fiebre de tratados" comerciales, en momentos en que Washington tiene pendientes de ratificación acuerdos en la materia con Panamá, Colombia y Corea del Sur. De hecho, advirtió que pondrá varios de estos acuerdos en revisión. En el caso de Corea del Sur, dijo abiertamente que, tal como está redactado, "es injusto".

En forma implícita, la primera reacción contra un posible giro proteccionista en Estados Unidos partió ayer del centro de estudios Diálogo Interamericano, que reclamó a Obama la apertura de una "segunda oportunidad", en las relaciones de Estados Unidos con América latina, con apertura comercial y sin proteccionismo.

Ante el actual escenario de dificultad, con 4.400.000 personas sin trabajo, Estados Unidos "no puede caer en el proteccionismo", advirtió el centro. "Es que algo de eso ya se advierte con la introducción -en el llamado plan de estímulo- de la cláusula «compre americano»", que promueve la adquisición de productos estadounidenses sobre los extranjeros.

"Si erigimos barreras proteccionistas no saldremos de la crisis", dijo, en un diálogo con periodistas, Carla Hills, quien fue representante comercial norteamericana durante la administración de George Bush padre.

"¿Qué trabajo puede haber con proteccionismo? Si bajamos las barreras, el trabajador local fabricará sus productos. Pero no podrá venderlos, y si no los vende, se quedará sin trabajo. ¿Es eso lo que queremos?", preguntó la ex funcionaria.

Hills habló en la sede de Diálogo Interamericano, uno de los centros de estudios más reconocidos en el terreno de las relaciones con América latina.

Sus palabras parecieron casi un contrapunto con las de Kirk quien, en su caso, dio a conocer sus puntos de vista en un informe ante senadores que evalúan su nominación.

En ese punto, advirtió: "Lo principal será asegurar la aplicación estricta de las normas, incluidas las que tienen que ver con los estándares laborales y ambientales", dijo el hombre elegido por Obama para ocupar la Secretaría de Comercio.

Durante la campaña electoral de Obama mucho se conjeturó sobre la posibilidad de que su llegada a la presidencia implicara una mayor tendencia proteccionista.

No sólo por las dificultades del escenario económico, sino también por los fuertes lazos que suele haber entre los principales sindicatos y el Partido Demócrata.

Comentá la nota