Se endurece el conflicto en el Materno Infantil entre Santa Tecla y los profesionales

Ayer el conflicto entre algunos profesionales del Hospital Materno Infantil y la gerencia de la entidad a cargo de la Fundación Santa Tecla, contó con un nuevo episodio que demostró el endurecimiento de la situación.
Aunque hubo una reunión entre las partes, no se llegó a un acuerdo, y ya se habla de posibles cesantías para los médicos, y de la eventual presentación de las renuncias a los cargos, situación que será definida en una asamblea que se hará el lunes a las 8 en el Hospital.

Por el nuevo sistema de control, ya se presentó ante la Justicia un recurso de amparo, y una medida cautelar. Esta última fue rechazada por el juez Marcelo Domínguez, dado que la medida se identificaría directamente con el pedido del amparo.

La Justicia ha decidido que este recurso sea resuelto en la feria judicial por la jueza Liliana Loutaif, frente a las implicancias que los desacuerdos entre las partes pueden generar. Por el contrario, el gobierno provincial, garante del acceso a la Salud, no mostró la necesidad de mediar en ningún sentido. Las decisiones comienzan a enardecer los ánimos de las partes en conflicto, y en el medio la reorganización de turnos para los pacientes ha generado algunos problemas a los pacientes que, según la gerencia, pronto tendrán solución. Al finalizar el año, el escenario en el Hospital Materno Infantil demuestra que no se llegó a cubrir las expectativas de las partes con respecto al funcionamiento de este modelo hospitalario, instrumentado en el gobierno de Juan Carlos Romero, y concretado en el de Juan Manuel Urtubey. Ello a pesar de que el gobernador había prometido volver a la administración pública en el caso de este Hospital.

Cesantías

Una de las decisiones de la gerencia del Hospital desde el lunes, fue disponer ausente a aquellos profesionales que se niegan al nuevo sistema de control, exceptuando de la medida a los médicos cirujanos. La explicación radica en que, a diferencia de los demás profesionales, estos últimos no tienen reemplazo.

Según lo explicado por los profesionales, se indica que a las 11 ausencias injustificadas, la gerencia puede determinar su cesantía.

Frente a ello, solicitaban que hasta tanto el amparo sea resuelto, firmen planilla, lo cual ayer fue negado por la gerencia, desde donde se intimó a los profesionales a poner su huella digital en su nuevo sistema.

Autoritarismo

"Esto no es por si el dedo o no, esto es porque se vienen generando distintas situaciones de autoritarismo", dijeron ayer los profesionales mientras discutían como seguir en la lucha, dado que reconocen su debilidad numérica en la medida tomada. Y es que entienden que con este conflicto se deja de lado un reclamo mayor, el de la recomposición salarial, para lo cual ya se presentaron renuncias a las guardias. Pero hasta el momento no existe respuesta por parte del gobierno provincial.

Zona de conflicto

El Círculo Médico, por su parte, ya declaró a Salta zona de conflicto, lo cual implica que no se pueden cubrir los cargos de los profesionales por sus pares hasta tanto este conflicto sea resuelto.

Mientras, frente a la distinción que se hace entre los cirujanos y el resto de profesionales que se niegan al nuevo sistema de control, se indicó que se harían denuncias penales por discriminación y persecución.

Falta de recursos

Como suele suceder cuando estas situaciones se presentan, ayer los profesionales denunciaron la falta de recursos en el Hospital. Entre otros puntos señalaron que los obstetras cuentan con un solo detector electrónico de Latidos Cardíacos Fetales (LCF), el cual dijeron, a veces no funciona. No se pueden hacer cirugías de ductus -una cardiopatía-,

y no hay mamógrafo. "Acá no quieren discutir si la atención es buena o mala", dijeron mientras esperaban ser recibidos por la gerencia. En tanto, aunque Nuevo Diario solicitó hablar con la gerencia tras la reunión mantenida, ayer no hubo respuesta alguna.

Comentá la nota