Endeudamiento: tambalea la ley y Celso Jaque improvisó un plan B

El secretario general de la Gobernación ordenó esta tarde a los senadores oficialistas no ceder en ninguno de los dos puntos que pretende cambiar el Frente Cívico Federal del proyecto oficial.
Los senadores oficialistas recibieron la orden del Ejecutivo de no ceder a los cambios que el Frente Cívico Federal plantea al proyecto de endeudamiento, por lo que su aprobación cada vez es más lejana. Ante esta situación, en la Casa de Gobierno se preparan para poner en juego un plan b, el que depende absolutamente de la voluntad de colaboración del gobierno de Cristina Fernández con el del mendocino Celso Jaque y el de los intendentes peronistas de Mendoza.

El plan alternativo al endeudamiento apuntaría a tapar los agujeros más graves de las cuentas públicas provinciales y municipales con fondos aportados por la Nación. El volumen de estos no sería ni remotamente parecido al del monto fijado en el proyecto de ley que está trabado en el Senado pero alcanzaría para pagar salarios e insumos básicos. Con eso, el Ejecutivo cree que se alejaría la posibilidad de un estallido social como consecuencia del malestar que provocaría el cese de todos los pagos.

Claro que la estrategia es hacerle pagar caro a los intendentes del Frente Cívico la negativa de los senadores. Y la factura incluye que en el caso de que se consigan fondos nacionales solamente llegarán a las comunas justicialistas y a las demócratas, por la afinidad demostrada por ese partido con la política de endeudamiento planteada por Jaque.

El secretario general de la Gobernación Alejandro Cazabán ordenó esta tarde a los senadores oficialistas no ceder en ninguno de los dos puntos que pretende cambiar el Frente Cívico Federal del proyecto oficial de endeudamiento: la reducción de $420 millones a $330 millones del crédito y la eliminación de los superpoderes para manejarse el año que viene.

Con la sesión del Senado frenada en un interminable cuarto intermedio, los legisladores peronistas recibieron una rotunda negativa cuando sondearon al influyente funcionario de Celso Jaque a cerca de la posibilidad de conceder algo a la oposición cobista para conseguir los votos necesarios para la aprobación. Así las cosas, la única chance de que se apruebe el endeudamiento es que haya un cambio en el frente cobista, algo impensado después del papelón que ese grupo político hizo en la Cámara Baja cuando el proyecto de Jaque obtuvo la media sanción.

Tanto el vicepresidente Julio Cobos como el senador nacional Ernesto Sanz, fuerte referente del radicalismo orgánico de la provincia, instruyeron a sus seguidores a actuar en bloque en la votación del Senado. Esta bajada de línea de los dos referentes se produjo luego de que una división entre los diputados cobistas y los radicales permitieran el triunfo legislativo más importante del gobierno en los dos años que lleva la gestión.

Comentá la nota