Endeudamiento: la UCR pegó el portazo y se cayó la sesión

Imprecisiones, enconos políticos y cambios con la iniciativa de coparticipación modificaron el escenario. Parte del PJ no quiere endeudarse.
El proyecto de endeudamiento que Celso Jaque envió a la Legislatura hace dos semanas se convirtió en un culebrón con destino incierto. Cuando ayer parecía encaminarse la discusión, en la reunión de la Comisión de Hacienda que se realizó por la tarde se terminó de caer a pedazos cualquier intento de acuerdo.

Lo cierto es que el proyecto, que iba a debatirse sobre tablas en la sesión de hoy, no tendrá tratamiento parlamentario porque los radicales -ahora sí unidos- dieron el portazo. La cuenta que hacía el Gobierno de voto por voto pasó a ser una anécdota.qué pasó. Según explicaron los legisladores radicales, el proyecto enviado ayer, que modificaba la Ley de Coparticipación, no respetaba los aumentos de la masa de dinero a distribuir acordados con el Gobierno y generaba cláusulas de transitoriedad. Para los radicales, esto significa que "todos los años tendremos que discutir el piso de coparticipación", aseveró Sergio Moralejo, senador cobista que participó en la reunión.

Por su parte, la diputada radical Liliana Vietti explicó que, en lugar de incrementar la masa primaria coparticipable, el Gobierno crea un fondo especial (por los 185 millones que acordó darle a los municipios).

Vietti agregó que el acuerdo con los intendentes fue que se iban a incrementar los puntos de la masa coparticipable priorizando Ingresos Brutos, coparticipación nacional, Sellos y el Impuesto Inmobiliario. En cambio, el proyecto del Ejecutivo pone el acento sobre este último gravamen, que no se ve afectado si hay crecimiento de la economía o si hay inflación.

La diputada manifestó, además, el desagrado del radicalismo porque tampoco se respetó la cláusula mediante la cual se pagaría la coparticipación sólo en el 2010 en 10 cuotas y a partir de marzo, teniendo en cuenta la crisis y la caída de la recaudación. Dijo que, con la nueva propuesta del Ejecutivo, esa forma de pago se haría permanente y no transitoria, como se había acordado.cronología. Mientras hasta el lunes el problema parecía ser que los legisladores radicales todavía no comprometían su voto positivo y en la Cámara de Diputados los oficialistas no podían conseguir los 32 votos necesarios para aprobarlo, ayer el panorama se complicó mucho más, hasta el punto en que se escucharon voces contrarias al endeudamiento hasta dentro del mismo PJ.

Al mismo tiempo, los intendentes no dejaban de presionar para que el proyecto se destrabara, pero los parlamentarios parecían no querer ceder ni uno solo de sus condicionamientos. A las 19 se inició la reunión de la Comisión de Hacienda en la que participaron sus integrantes naturales más senadores de los tres bloques y el presidente de Diputados, Jorge Tanús.

En horas del mediodía había ingresado al recinto el proyecto para modificar la coparticipación municipal. Cuando fue leído en la comisión, los radicales entendieron que el Ejecutivo no había respetado los términos acordados previamente y se plantaron en ese punto. Las posturas de radicales y cobistas se endurecieron cada vez más.

Por su parte, el senador demócrata Roberto Pradines agregó leña al fuego cuando explicitó una propuesta que -según él mismo aseguró- estaba consensuada con el oficialismo, con Víctor Fayad y con Eduardo Giner. A través de la misma se determinaba que aquellos intendentes que no habían firmado el acta acuerdo con Jaque el viernes quedaban afuera de la distribución de los 185 millones pactados.

Junín, Rivadavia, La Paz y Godoy Cruz eran los destinatarios. Con el sobrante de dinero que no se enviaría a esas comunas, los gansos pretenden crear un fondo de desarrollo y crecimiento, que no es más que repartir 35 millones entre los intendentes que sí acordaron con Jaque.

La respuesta en la Legislatura la dio el senador cobista Sergio Moralejo. "Esta es una chicana inaceptable que sólo busca entorpecer las negociaciones", dijo.sin discusión. El endeudamiento ni siquiera fue tratado en la reunión, pese a que los legisladores exhibían ante la prensa varias modificaciones al proyecto de ley original donde se brindaban precisiones acerca del destino que se les daría a los 420 millones solicitados, la inclusión de dos incisos en los que se explicitaba que la deuda se tomaría con bancos nacionales e internacionales, los mecanismos para pagarla, la creación de una comisión parlamentaria de control, la confirmación de un presupuesto 2010 sin déficit. Además, un grupo de senadores justicialistas, también se mostró contrario a aprobar los 40 millones de pesos en concepto de subsidio que se les darían a los municipios, porque no quieren que vayan a gastos corrientes, sino que sean destinados a la producción.

Lo cierto es que el proyecto, que iba a debatirse sobre tablas en la sesión de hoy, no tendrá tratamiento parlamentario porque los radicales dieron el portazo.

A las 8.30, Mario Granado, subsecretario de Hacienda, concurrirá a la Legislatura para intentar salvar las diferencias que, por ahora, son abismales.

Comentá la nota