Endeudamiento: Jaque traicionó su proyecto más importante

El gobernador decidió viajar a San Juan justo el mismo día en que el Senado trataba el proyecto. Como Cristian Racconto lo reemplazó en el Ejecutivo, y Miriam Gallado hizo lo mismo con Racconto en el Senado, la gira del gobernador le hubiese restado un voto al PJ si no hubiese habido cuarto intermedio.
Si algo le hacía faltó a la oposición en el Senado para endurecer su postura en contra del endeudamiento, apareció Celso Jaque para dejar en claro que ni él creía en su proyecto para tomar un préstamo multimillonario en el Anses.

El gobernador complotó ayer contra su idea para poder salir del rojo financiero que atraviesa la provincia. Como si el PJ no tuviese problemas para sumar votos en la Cámara Alta, Jaque no tuvo mejor idea que irse de viaje, dejar a Cristian Racconto al frente del Poder Ejecutivo y conseguir que el Senado quedara a cargo de Miriam Gallardo. De este modo, si el proyecto de endeudamiento hubiese llegado al recinto, el oficialismo hubiese relegado un voto, que, a esta altura del conflicto, vale igual o más que los votos radicales que permitieron que el proyecto sorteara sin problemas la Cámara de Diputados.

A pesar de ese cuadro de situación, Jaque realizó un movimiento incomprensible. Se fue de gira a San Juan para saludar a su amigo y colega José Luis Gioja y pareció desentender –o no entender- por dónde pasaba la temperatura política mendocina.

En la Legislatura, los senadores justicialistas minimizaron el hecho. Tal como estaba planteado el tema, un voto de más o de menos no hubiese hecho la diferencia, aunque, puertas hacia adentro, reconocieron que no fue muy feliz la idea del malargüino de dejar a sus legisladores expuestos y sin defensa ante el tiroteo opositor.

Esta vez, el embate oficialista no llegó. Y como todos los cartuchos fueron gastados en la Cámara de Diputados, la única estrategia para la Cámara Alta fue apelar a la voluntad política de demócratas, radicales ortodoxos y cobistas, quienes, esta vez, sí se alinearon atrás de un mismo discurso.

Con el resultado puesto, y dado que el tratamiento del endeudamiento fue interrumpido por un cuarto intermedio, el viaje del gobernador morirá en la intrascendencia. De todas maneras, se trató de un claro mensaje sobre el divorcio entre Jaque y los principales intendentes de su partido, quienes hasta última hora intentaron torcer el brazo del cobismo para que la ley viera la luz.

Jaque, en cambio, supo desde el principio que no valía la pena entrar a la cancha. Que el partido estaba perdido antes de que empezara. Y decidió hacer las valijas.

Comentá la nota