Endeudamiento: Jaque firmó el acuerdo sin el aval del cobismo

El acuerdo entre el Gobierno y los intendentes mediante el que se autorizará el endeudamiento a cambio de la modificación de la coparticipación municipal podría fracasar por el rechazo que siguen sosteniendo los intendentes del Confe y el radical Alfredo Cornejo.

Es que Mario Abed (Junín), Gustavo Pinto (La Paz), Gerardo del Río (Rivadavia) y el jefe comunal de Godoy Cruz no asistieron a la firma del acuerdo que según Celso Jaque será enviado el martes a la Legislatura para ser tratado el miércoles por la Cámara de Diputados y que permite cierto alivio a las arcas provinciales.

Víctor Fayad y el secretario de Gobierno de Tunuyán, Oscar Martínez (en representación del intendente Eduardo Giner, que tenía un acto en su departamento) fueron los únicos radicales presentes. Fayad justificó su presencia en que lo eligieron intendente de Capital para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

"Yo no hago del ejercicio de mi cargo una especulación para ver si saco dos votos más o dos votos menos y si esmerilo o no al Gobierno. Acá hay que actuar con responsabilidad", manifestó en alusión a los ausentes.

Junto a los intendentes justicialistas se sentaron también los demócratas Omar Parisi, de Luján, y Jorge Difonso, de San Carlos, los que llegaron acompañados por el senador Carlos Aguinaga y el diputado Diego Arenas, como una clara expresión de que los gansos apoyan en bloque el proyecto que enviará el martes Jaque a la Legislatura.

Tanto el diputado como el senador se mezclaron con los legisladores y funcionarios justicialistas que se encontraban en el salón Patricias Mendocinas, donde varias sillas quedaron vacías. Otro que estuvo ausente fue el intendente de San Rafael, Omar Félix, quien estaba con productores en una reunión con el ministro de Agricultura de la Nación.

Pero en su reemplazo envió a la presidenta del Concejo Deliberante, María Cristina Da Dalt, que el 10 de diciembre se hará cargo de la comuna debido a que Félix asumirá como diputado nacional.

En lo formal, el único orador fue el gobernador Celso Jaque quien calificó el acuerdo como imprescindible ya que tiene como objetivo fundamental sostener el tejido social y "todas sus justas demandas, donde las comunas están en el frente, en la trinchera".

Posteriormente detalló las modificaciones a la Ley de Coparticipación con las que la Provincia resigna parte de fondos que le son propios y engrosa la masa de coparticipación primaria de los municipios. Además, acentuó la "madurez política" de los intendentes que priorizaron el dialogo.

"Las cuentas de la Provincia están muy mal. Eso hay que asumirlo. No podemos dejar de estar en riesgo y les doy el dato que después del pago de salarios del último mes sólo quedó en la Tesorería un millón y medio de pesos. Por lo tanto están en riesgo el pago de los salarios, del aguinaldo y, lo más grave, la prestación de los servicios esenciales", justificó Fayad.

Según Parisi, es un acuerdo positivo ya que habrá una mejor calidad de recursos, mientras que para Jorge Difonso, el acta aumenta la coparticipación tres puntos y medio lo que es positivo y permite cerrar el año.

Según el justicialista Alejandro Abraham, intendente de Guaymallén, con los fondos su comuna cerrará bien las cuentas. Consideró que es muy positivo que se modifique la coparticipación.

Pero más allá de estos apoyos, la situación es complicada para el oficialismo: el miércoles deberá juntar la voluntad de 32 legisladores para conseguir la media sanción de su proyecto y hasta ayer tenía 27 votos asegurados, teniendo en cuenta los 16 diputados propios, 2 del Bloque Eje peronista, 6 del PD, 1 del bloque justicialista unipersonal y posiblemente 2 o 3 radicales. Por eso necesitará un nuevo acercamiento con el cobismo para lograr el aval al endeudamiento o bien intentar que se quiebre este bloque.

Comentá la nota