End10sado.

INDEPENDIENTE: El Rojo quiere subirse a la ola del Rolfi, su ancho de espadas y el elegido por Diego para la nueva 10 de la Selección. En el plantel ya luchan por esa camiseta...
Jugaste para que Maradona te vea?

-No (se sonríe). Yo jugué para que mi equipo gane.

Lunes posterior al triunfo a Boca, los goles de Daniel Montenegro en el clásico aún estaban frescos y, tanto en la pregunta de Olé como en la respuesta de Rolfi, nada se olfateaba aún de la renuncia de Riquelme a la Selección. Y muchos menos que, tras la noticia, el DT nombraría al capitán de Independiente como heredero de una camiseta pesada. "¿Si el 10 se terminó? No, está el Rolfi. Espero que no se baje", ironizó el DT. Y agregó: "Seguramente esa camiseta será para él. Me va a tener que solucionar un montón de cosas". Si todavía en el Rojo se recuerda la admiración que causó el mensaje del Diego en el celular del Montenegro, cuando lo citó por primera vez para el amistoso con Escocia (también fue convocado ante Francia y para la doble fecha de Eliminatorias que se viene), fue revitalizadora esta declaración en sus compañeros de club, quienes quieren aprovechar semejante envión. "Es algo muy importante para él. Y para nosotros también es un orgullo. Jugar al lado suyo nos jerarquiza como equipo. Y nos potencia", afirmó Hernán Fredes. "Es un amigo lo merece como jugador y persona", apuntó Adrián Gabbarini, su compañero de concentración. "Es nuestro referente en la cancha y la oportunidad le llega porque está haciendo las cosas bien", lo elogió Ismael Sosa. "Sabemos que la va a defender bien", remarcó Angel Puertas. "No es de las mismas características que Riquelme, pero puede aportarle mucho a la Selección", lo bancó Leonel Núñez. Claro que tantas muestras de cariño no serán gratis para Montenegro: los 18 jugadores que lo acompañan en Jujuy ya le manguearon la 10 de la Selección. "Se va a tener que poner", chicanéo uno, desde el anonimato.

La banca del plantel es una muestra de lo que el enganche/mediapunta representa para ellos, potenciado por sus actuaciones en el doble 2-0 ante Racing y Boca: 8,75 de promedio Olé y tres goles, que lo ratificaron como la bandera futbolística.

Así y todo, se llamó por estas horas a silencio para no agregar más aristas a la polémica. Amigo de Román, al que saludó antes y después del clásico, el miércoles no quiso hablar con la prensa de la renuncia del 10 de Boca. Y ayer mismo, ante una maraña de periodistas en Aeroparque, antes de partir a Jujuy, evitó las palabras. Pese a ello, su cara denotaba felicidad ante la consulta. Se sabe de su admiración por el Diez. Sin ir más lejos, lleva su firma tatuada en una de sus piernas. Pese a estar cerca de los 30 años y 13 de carrera, Montenegro recién conoció a Maradona a mitad del 2008, por medio de un amigo en común que lo llevó a una práctica de Showbol. De ahí se llevó el autógrafo, que pasó del papel a la piel. Ahora, siente la admiración en carne propia. End10sado.

Comentá la nota