Encuestas, un negocio en alza.

Por: Silvia Naishtat.

A la mayoría de los encuestadores les pasó lo mismo que al Indec. Pocos creen en sus sondeos y sus resultados están sospechados de intencionalidad. Pero, al compás de las elecciones, están de temporada alta.

Con un grupo de académicos, donde sobresale Eduardo Fidanza, Fabián Perechodnik fundó Poliarquía en 2005. Según sus propias palabras, crecen porque en un país inestable, se necesitan mediciones permanentes. Con el anticipo de los comicios y una dinámica que convirtió a este test en algo más, el negocio floreció. El valor de una encuesta para Poliarquía varía según sea telefónica o domiciliaria, la cantidad de preguntas y el tamaño de la muestra. Para 1.000 casos por teléfono en Capital Federal y con 20 preguntas, oscila de $ 60 a 90 por caso. Si se trata de una domiciliaria con 100 preguntas, de $ 120 a 130. Perechodnik aclara que los sondeos son un insumo de la consultoría política. Con los datos de la encuesta, "que hay que saber leer, se traza la estrategia", dice.

Graciela Römer se percibe como una boutique. Remarca que no se dedica a "los productos masivos llámense jabones o políticos". No obstante, realiza investigación y consultoría y la encuesta le sirve como herramienta. Römer acaba de firmar con México para evaluar la calidad democrática. Sus clientes son de todo el año y la tarifa va de US$ 2.000 a US$ 30.000 mensuales. En los sondeos de opinión para un mínimo de 400 casos cobra de $ 24.000 a 45.000 y la domiciliaria, entre $ 80.000 a 100.000.

Doris Capurro resume su empresa Ibarómetro en el potencial tecnológico. "Tenemos una capacidad instalada para poder realizar 4.000 llamadas telefónicas en un minuto. Utilizamos el sistema de encuesta automatizada telefónica, lo que nos permite una enorme velocidad. Y en el caso de las personalizadas, desarrollamos un software". Según la zona, Ibarómetro cobra la telefónica entre $ 20 y 30 por caso y las presenciales, de $60 a 100.

Nadie confiesa la facturación, pero ya reciben pedidos para después del 28, cuando se hable de presidenciables.

Comentá la nota