Los encuestadores juegan su partido

El CEOP, vinculado con Clarín, puso en duda una medición difundida por La Nación, que lo da ganador a De Narváez en provincia de Buenos Aires.
A veinte días de las elecciones legislativas, la polémica se instaló en torno a los números que arrojan diferentes encuestadoras. Mientras Poliarquía da ganador a Francisco de Narváez, el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP) señala que el candidato que saldrá victorioso el próximo 28 de junio en territorio bonaerense será Néstor Kirchner. Entre ambos relevamientos existen once enormes puntos de distancia. La manipulación de los sondeos, una vez más en el centro del debate.

"Extraña". Así definió Roberto Bacman, director del CEOP, a la encuesta de Poliarquía que el domingo difundió el diario La Nación y que dio vencedor al candidato de Unión PRO, por tres puntos de diferencia sobre la lista K. Hasta ahora, cuando aún restan tres semanas para colocar los votos en las urnas, el relevamiento de Poliarquía es el único que pone a De Narváez en el primer lugar del podio.

Según los números que maneja Bacman, vinculado con el Grupo Clarín, la dupla Kirchner-Daniel Scioli encabeza las encuestas por 8,5 puntos de ventaja por sobre el peronismo disidente. Para su consultora, los indecisos llegarían hoy a un 10%, exactamente la mitad de lo que relevó Poliarquía. "Alguna de las dos está leyendo algo mal. Para nosotros, el corte de boleta resulta residual, muy bajo, la gente tiende a votar boleta entera, y no hay antecedentes de corte de boleta en la provincia", advirtió Bacman y subrayó: "No había visto nunca una encuesta que diera a De Narváez ganando, aunque sí con tres o cuatro puntos abajo".

Ante las marcadas diferencias entre una y otra consultora, el director de Poliarquía, Fabián Perechodnik, salió públicamente a ratificar los números divulgados por La Nación. Detalló que el relevamiento se realizó sobre 1.200 entrevistados "en los 24 distritos del Gran Buenos Aires y en 17 ciudades del interior", entre el 22 de mayo y el 4 de junio pasados. Los resultados registraron una victoria de De Narváez por 3,1 puntos sobre Kirchner, lo que definió como "prácticamente una paridad".

Según este mismo trabajo, el 70% de los encuestados no tiene conocimiento o no le interesan las candidaturas testimoniales, tan polémicas como difundidas en los medios de comunicación.

Al igual que en las vísperas de cada elección, las acusaciones cruzadas por la manipulación de las encuestas aumentan con los días. Esta vez no será la excepción. Los candidatos disparan denuncias mientras pagan millones a las consultoras para sondear cuál será la decisión de la población. La verdad se conocerá el 29 de junio.

Comentá la nota