Los encuestadores explican sus papelones electorales

Los encuestadores explican sus papelones electorales
Las llamativas respuestas a Perfil.com de los ultraoficialistas Capurro y Bacman. Los pronósticos y resultados de Capital y provincia de Buenos Aires.
En las semanas previas a las elecciones, los sondeos indicaban en su mayoría que el ganador en provincia de Buenos Aires sería Néstor Kirchner, como queda claro en las infografías que acompañan esta nota. Una vez más, como ha sucedido tantas veces en la historia electoral argentina, los pronósticos fallidos estuvieron a la orden del día. Perfil.com habló con varios consultores para conocer su opinión sobre tan alto nivel de imprecisión de las encuestas.

La encuestadora preferida del kirchnerismo en los últimos meses, Doris Capurro, había pronosticado una ventaja holgada para Kirchner: 37,8 % a 31,7 %. Y en diálogo con Perfil.com, justifica su falla en que había cosas imprevisibles, un argumento por lo menos extraño viniendo de parte de alguien cuya profesión es preveer el comportamiento de las personas.

"En nuestras muestras provinciales medimos el peso local de las candidaturas testimoniales de los intendentes. Nuestra encuesta no podría preveer cómo iban a jugar políticamente esos intendentes. En gran parte por las listas espejo o con sus propias boletas acompañando otros candidatos", argumenta la consultora que desalojó a Artemio López de la preferencia de Kirchner. Capurro, cuya familia tiene estrechos lazos comerciales con el oficialismo, no sólo se "equivocó" en provincia de Buenos Aires. En la ciudad, también. Pronosticaba un segundo lugar para Carlos Heller, quien llegó cuarto cómodo.

Alguien que dio la cara por el Gobierno durante el domingo electoral fue Roberto Bacman, de CEOP. ¿Cuál es la independencia de este consultor que apareció dando cifras en la sede del oficialismo para desinformar? En diálogo con este sitio usa argumentos casi tan extraños como los de Capurro: "Nuestra estimación final no falló en De Narváez ni en los radicales. Pero Kirchner obtuvo 6 o 7 puntos menos. La diferencia estuvo en que no funcionaron las candidaturas testimoniales".

Al mismo tiempo, reconoce que "falló nuestra encuesta, pero hay un motivo, y es que mediamos pensando que no habría este corte boleta". Los sondeos preelectorales de CEOP le daban a 38, 6 % a K y 32, 3 % a De Narváez. Bacman hace años que viene trabajando con el secretario de Medios, Enrique Albistur. La facturación de Bacman creció año a año desde que llegó el kirchnerismo al poder.

Ricardo Rouvier, de Rouvier & Asociados, es uno de los encuestadores cuyos sondeos le daban la victoria a Néstor Kirchner en provincia de Buenos Aires, con una ventaja de cinco puntos sobre Francisco De Narváez. Para Rouvier el ex presidente iba a obtener 37,9. Ahora dice que el domingo "predominó el voto negativo hacía el Gobierno". Y se ampara, a la luz de los resultados, en los números que denuncian las urnas.

"El 30% que obtuvo a nivel nacional el oficialismo fue menor a los promedios anteriores de la legislativa 2005 y la presidencial. Se llegó a esta negatividad por la sumatoria de conflictos y problemas que se fueron agregando. Inflación primero negada por los funcionarios, y conflicto con el campo - inexplicablemente largo-; y la incertidumbre socioeconómica actual deterioraron los consensos", agrega Rouvier. La explicación de Rouvier no conforma, en todo caso, el consultor debería haber tenido en cuenta es "negatividad de conflictos" en sus trabajos previos.

Por su parte, Jorge Giacobbe, de Giacobbe y Asociados, pronosticó victoria de De Narváez, pero también pronosticó una elección ajustada por el segundo puesto porteño. Ahora opina que el resultado del domingo deja algunas enseñanzas: "Termina el tiempo de los dueños de la verdad" y "me parece que entraron en el ocaso de la expresión política". Según Giacobbe "ahora comienza el tiempo de otra dirigencia: más adulta, más madura".

"Cuarenta y cinco días antes del comicio La Nación publicó una encuesta nuestra que daba 37 % a 31 % y 17 % para Stolbizer", se jacta Giacobbe. Según el consultor, la elección de Capital Federal era menos reñida. "Lo que estaba en discusión era el segundo lugar. Teníamos 22 % para Pino y 19,8 para Alfonso Prat Gay. Estaba también en el margen de error muestral".

Pablo Knopoff, de Isonomía, resaltó que en el último mes "observamos una polarizacion entre fuerzas peronistas. Y un voto para Francisco era sacarle un voto a Kirchner. En la sumatoria lo deja triunfando". En las mediciones previas, la consultora lo tenía al candidato de Unión-PRO con un 34,7 % por sobre un 32, 7 % de Kirchner. "No hacemos que las elecciones se polaricen. En particular, es cierto de que Margarita como candidata siempre tiene un voto en el interior muy asociado a radicales que no se detecta en las encuestas. Pasó lo mismo en 2007", se justifica.

Respecto a la situación en Capital: "Vimos la figura de Pino como trascendente. Cerca de las elecciones y cuando detectamos que estaba peleando el segundo puesto, hicimos simulaciones de voto por boleta. Ahi habia puntos de diferencia para Prat Gay. Estimabamos que el llamado de Carrió a votarlos iba a incidir. No tuvo una efectividad absoluta".

Enrique Zuleta Puceiro, por su lado, sostiene que "algunos encuestadores eligieron medios en los que iban a publicar, estaban jugados contra el Gobierno, entonces privilegiaron la hipótesis de proyección contra Kirchner" mientras que "otros se dejaron impresionar por el factor tradicionalmente que son los aparatos politicos. El nivel de indefinición persistió hasta el final muy alto".

Comentá la nota