Encuesta: “Inseguridad”: Educación para los menores, el reclamo puntual de los vecinos

La gente opinó sobre la inseguridad y cómo la vive cada uno; muchos la vinculan con el crecimiento de la ciudad. Los entrevistados también se refirieron al trabajo policial y a un tema que no escapa a la opinión pública, los menores que delinquen.
En el país ya nadie queda fuera de la posibilidad de pasar un mal momento, en el mejor de los casos sin perjudicar la vida de nadie; robos, abusos , secuestros, agresiones y demás hechos que están a la orden del día. En nuestra ciudad, se han dado diferentes situaciones con otras magnitudes en comparación con grandes centros urbanos.

Pero, en definitiva, ha golpeado y llevado a la reflexión a varios sectores de Trenque Lauquen ya sean instituciones, ciudadanos y funcionarios que intentan frenar el crecimiento de la inseguridad.

“Creo que vamos progresivamente a peor, es una forma de pensar, pero Trenque Lauquen es cada vez más grande y esto es lo que implica ese crecimiento”. Dijo Mauricio al referirse al trabajo policial , los encargados de la seguridad en la ciudad el joven expresó que “ no es sólo el trabajo de la gente que se tiene que ocupar de la seguridad, es un poco el trabajo de todos los que somos parte de la ciudad, debemos cuidarnos entre todos. Cada uno debe poner su grano de arena.

Mauricio agregó además que esta problemática no se va a solucionar “por más que se pongan 100, 1.000 personas trabajando. es imposible cubrir toda la ciudad”. Habló que la comunidad debe pertenecer y formar parte , “acá pasa un poco esto de que hasta que no te pasa no te hacés cargo o, no digo nada por- que después son más problemas, todos debemos ponernos la camiseta de Trenque Lauquen y lo que esté pasando denunciarlo, empezar a juntarnos con los vecinos y hablar”.

Por la cuestión de los menores a la pregunta respondió que” no hay que crucificar a la gente, hay muchos menores que necesitan ayuda, como la posibilidad de otras cosas, sería lo más razonable”, finalizó Mauricio.

María Alejandra tiene un panorama algo diferente, por la realidad que le toca vivir “no creo que estemos en una situación muy complicada, me parece que tanto la policía y los inspectores de tránsito, por lo que veo y hace 25 años que vivo en la ciudad, se están moviendo más que antes”.

Además se refirió como otros encuestados al crecimiento de la ciudad y le dio algunas atribuciones al tema, “el crecimiento parece que trae estas complicaciones y algunas, no todas, las personas que han venido a vivir desde otras ciudades no vienen a trabajar precisamente”.

Para finalizar María se refirió al trabajo policial, que no basta ni aquí ni en todo el país, asegura que hacen lo que pueden ”más que seguridad a esta altura hay que tomar el tema por otro lado, por el de la educación.

Primero en la casa porque después no sabemos lo que hacen nuestros hijos cuando están en la calle”, en referencia a los menores que delinquen en la ciudad.

Para Juan Carlos son temas que se deberían tratarse con más énfasis, volver a confiar en la policía es una cuestión “el trabajo de ellos es a medias, la inseguridad acá es cada vez peor, la policía no te da seguridad, no se puede confiar en ellos, ni en el vecino. La policía sabe quién es quién en los barrios, yo vivo en uno y se saben esas cosas, pero son menores y no pueden hacer nada. Como solución, cambiar de comisario no sirve”. Además de trabajar en conjunto con la comunidad para Juan Carlos la problemática de los menores “es difícil de controlarlos, porque a la juventud que hoy en día sale a robar es juzgado por la sociedad, es imposible de recuperarlo.

En lo judicial los meten en Institutos de menores y salen peor que cuando entraron, el trabajo tiene que empezar en la escuela, con el trabajo de las comisiones barriales, con psicólogos. Y para finalizar dijo que en la ciudad ” son muy pocos los que trabajan con ese tipo de juventud”.

Bruno está agradecido de que a él y a su familia no le haya tocado vivir una situación de la que pasa tan a menudo “ es verdad que algunas cuestiones y hechos policiales han aumentado últimamente, cosas muy conflictivas y traumáticas para quien les toca atravesar ese momento y para la sociedad en sí”. La inseguridad y el accionar policial se ve en todos lados. En mi caso no me ha tocado vivir una situación de este tipo y veo que la cosa está bastante estable, hubo un tiempo, meses atrás que parecía un poco descontrolada la cuestión, pero lo han sabido cortar”.

A las preguntas realizadas por este medio Marisa, una vecina de la ciudad dijo: “yo creo que así como ocurre en las grandes ciudades Trenque Lauquen no escapa a la realidad que se vive en otros lugares. Cada día se escucha que hubo robos y el tema de los abusos es un problema que ha existido siempre, por ahí hay mayores posibilidades de denunciar, en los medios y la policía. Antes ese tipo de cuestiones antes se tapaban”.

La reflexión de la vecina acerca de quienes deben bregar por la seguridad “una nunca termina de entender porque son un montón de factores los que influyen, seguramente la policía no trabaja como debe pero a lo mejor tampoco puede, no conozco los pormenores internos de la policía y la justicia indudablemente, fracasa, porque no toman las medidas que corresponden”.

En general opiniones divididas dejó la encuesta entre los vecinos, aquellos que día a día ven lo que ocurre para José “el tema seguridad va mejorando desde mi punto de vista, ando por toda la ciudad por temas laborales y se ven patrulleros por todos lados. Yo vivo tranquilo en una casaquinta, lo que duele son el tema de los abusos, uno es padre y esas cosas son muy dolorosas”, finalizó el vecino.

Para Nancy el accionar de la policía es “un desastre, la policía en el sentido que están atados, la justicia defiende en cierto punto a los delincuentes. El tema son los menores, no hay justicia para ellos por eso como son impunes tienen libertad para hacer lo que hacen” remarcó la vecina. Nancy desempeña labores en la guardia del Hospital y a diario ve como la policía lleva menores y al rato van los padres, los sacan como si nada fuera y la policía no puede hacer nada. Yo soy madre y sé dónde están y qué hacen mis hijos. Después esos padres se enojan con la policía, los chicos los acusan, salen con todos los honores y la policía queda malparada” finalizó.

“El tema de la inseguridad es indudable más notorio, hechos de robos hubo siempre”, dijo Gustavo a la salida del Centro Cívico y señaló además que ” ahora es cosa de todos los días, el crecimiento de la ciudad se nota y parece que acarrea estas cosas. La policía a veces parece estar relajada, se esclarece un hecho de cuantos que ocurren”. Los menores son otra cuestión y parece que se están olvidando de eso, la solución pasa por educarlos bien, darles una base, que parece se perdió o estas generaciones la han saltado. Nosotros los mayores debemos colaborar con eso, pero sobre todo la justicia”.

Jubilado municipal, para Ubaldo la cuestión pasa por otro lado y al respecto señaló que “Inseguridad, más que inseguridad, inseguridades” dijo. Acá hay un poco de todo como siempre lo hubo, el tema es que no quieren trabajar, es más fácil robar”, enfatizó el jubilado vecino.

Y para finalizar explicó porqué cree que son inseguridades y a quien le corresponde “deben de regular estas situaciones con el apoyo de la comunidad pero no esperando que pasen cosas ni que la comuna les dé la solución, sí colaborar. Hay que estudiar la situación y buscar posibles salidas para los chicos. En el caso de la delincuencia brindarles otras herramientas y oportunidades, no dejándolos al margen”, culminó Ubaldo.

Horacio es un trabajador que transitando la plaza San Martín de nuestra ciudad se animó a responder las interrogantes de esta encuesta relacionada con la inseguridad, “ la policía trabaja, pero muchas veces uno ve que acá en el centro circulan tres o cuatro patrulleros cuando la mayoría de los hechos ocurren en los barrios, en los alrededores” señaló el vecino algo molesto con el trabajo de patrullaje. Con el tema de los menores, ya todos saben cuál es la cuestión, la justicia juega para ellos y las víctimas reales que se arreglen”, respondió Horacio a la pregunta de este medio. Para finalizar dijo que “ era de esperarse, la ciudad está más grande, entonces lo problemas son más grandes también”.

La inseguridad, un flagelo que se instaló en nuestra sociedad y al que si no se lo ataca desde la raíz, será un problema al que no se le encontrará solución definitiva.

DELITOS: ONCE POR HORA

Según datos oficiales hay una leve baja del delito, en 2008, de enero a noviembre, se denunciaron solo en el Gran Buenos Aires casi 90 mil delitos prevenibles, categoría que excluye los homicidios en riña o pasionales. Esto significa 11 hechos por hora, el 90% de los cuales resultaron asaltos a mano armada, hurtos y robos de automotor.

Estos datos son del Ministerio de Seguridad bonaerense, y reflejan las variaciones de los primeros meses de 2008.

Comentá la nota