Un encuentro en medio del corte

Un encuentro en medio del corte
El gobernador de Entre Ríos quiere que se levante el bloqueo de la ruta 136. Los asambleístas cuestionan su posición y que haya dicho que Botnia no contamina. Insisten con cerrar todos los pasos a Uruguay durante los cambios de quincena.
La Asamblea de Gualeguaychú y el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, se reunirán hoy para hablar sobre Botnia y los cortes de ruta que los asambleístas preparan para las fechas de recambio turístico. El gobernador y la Asamblea vienen en cortocircuito. Urribarri les está reclamando que levanten el bloqueo de la ruta 136, mientras que los vecinos le recriminan que haya declarado que no hay pruebas de que Botnia contamine. En vísperas de la reunión, en Gualeguaychú ratificaron el corte de ruta.

La entrevista se realizará en Concordia, la ciudad donde el gobernador tiene su casa. La delegación, de unos diez integrantes de la Asamblea, será acompañada por el intendente Juan José Bahillo, que al igual que Urribarri es del PJ y fue quien se encargó de cerrar la cita. Fuentes del gobierno de Entre Ríos informaron que se llevará a cabo a partir de las 10 de la mañana en el edificio de la municipalidad.

Ayer en Gualeguaychú aseguraban que las conversaciones para volver a bloquear los tres puentes de manera simultánea están avanzadas. La idea es cortar la frontera terrestre los fines de semana de cambio de quincena, cuando se produce el recambio turístico, aunque todavía está por verse si en Colón y Concordia logran reunir una cantidad de gente suficiente como para sostener el corte, cosa que no consiguieron hacer en los últimos tiempos, especialmente en Concordia, que ha sido reacia a cortar el puente a Salto.

El encuentro se hace a pedido de la Asamblea, que está molesta con la postura del gobernador. “Vamos a reclamarle que explique las declaraciones que ha tenido en los últimos tiempos, cuando planteó el encapsulamiento del conflicto por Botnia, cuando dijo que no tenía pruebas de la contaminación y, después, cuando sostuvo que había asambleístas que eran autoritarios y que tarde o temprano íbamos a tener que levantar el corte”, anticipó Osvaldo Fernández, de la Asamblea de Gualeguaychú.

La delegación le llevará al gobernador, por otra parte, sus análisis sobre los efectos de Botnia en la zona. Se trata de informes técnicos y de un estudio realizado por el ingeniero Elías Matta en base a los datos dados a conocer por la consultora Ecometrix, contratada por el Banco Mundial, cuando relevó los primeros seis meses de producción de la pastera.

La Asamblea argumenta que, aunque los estudios difundidos por Botnia digan que la contaminación está por debajo de los mínimos exigidos, “la experiencia científica internacional de 30 años no deja duda sobre el serio riesgo de contaminación ambiental de los ecosistemas próximos a plantas de celulosa, particularmente en el mediano y largo plazo”. La asamblea pone como ejemplos “los daños sobre los Grandes Lagos (Canadá-USA), la Ría en Pontevedra (España), el Lago Saimaa (Finlandia) y el Río Cruces en Valdivia (Chile)”, así como “el lamentable estado del Mar Báltico, sobre todo del Golfo de Botnia y del Golfo de Finlandia”. Al mismo tiempo, apunta que el informe de Ecometrix “muestra que la planta ha volcado en 180 días más de 5000 toneladas de contaminantes”.

Por el contrario, en la gobernación, que había sido el apoyo histórico del reclamo contra Botnia, ha habido un giro. Como los monitoreos no han dado hasta ahora ninguna alerta por contaminación, el Ejecutivo provincial se ha movido en favor de suavizar las relaciones con los uruguayos, retomando la comunicación y los proyectos en común entre los Estados.

En sus últimas declaraciones, Urribarri criticó el corte y consideró que “lo que fue una victoria no puede transformarse en una derrota”, haciendo referencia a que el conflicto, que consiguió exitosamente instalar el tema ambiental en la agenda, está ahora frenando el desarrollo del llamado Corredor del Río Uruguay.

En el caso está pendiente la resolución de la Corte Internacional de La Haya sobre si el Estado uruguayo violó el Tratado del Río Uruguay al permitir unilateralmente la instalación de Botnia. Aunque inicialmente se esperaba que los jueces se expidieran durante este año, es posible que el proceso tenga demoras. Para el segundo semestre del 2009 están previstas las audiencias en las que la Argentina y el Uruguay harán sus últimas argumentaciones en forma oral, pero como este año el tribunal pasará por un proceso de recambio de sus integrantes, lo más probable es que sus nuevos miembros se tomen un tiempo para interiorizarse del expediente y el fallo sea dictado recién en el 2010 ó 2011.

Comentá la nota