Encuentro por el dragado del Balta

Será entre los integrantes de la comisión cooperadora del Museo Ameghino y representantes del OCCOVI • Ambas partes expondrían sus razones por la cual creen conveniente o no que se realice la obra hidráulica.
Es sabido que desde hace dos años las cavas que se encuentran sobre el arroyo Balta e intersección con ruta Nacional 5, Km. 86,500 (ahora autopista Luján- Mercedes) fue declarado reserva y se está a la espera de la firma de la cesión del predio que hasta el momento pertenece a Minoridad.

Hace poco más de un mes se conoció que la empresa a cargo de la construcción de la autopista tiene como proyecto canalizar el arroyo Balta para evitar posibles inundaciones. A raíz de esto, los integrantes de la comisión del Museo Ameghino elaboraron una nota para ser presentada ante la Dirección de Planeamiento municipal y la Dirección de Hidráulica Provincial para dar a conocer los perjuicios que esa obra ocasionaría “no sólo en la futura reserva, sino también en la desaparición de lo pintoresco del arroyo”.

Además el dragado del arroyo implica también eliminar sobre las márgenes del mismo gran parte de las acacias negras, que es considerada como plaga.

Atentos a esta situación, y conociendo la presencia de los representantes del OCCOVI que el pasado lunes se dieron cita en el despacho del intendente, se hicieron presentes en el lugar algunos de los integrantes de la comisión de la Asociación Cooperadora del Museo de Ciencias Naturales que preside José Bonaparte. Si bien en la misma no se pudo tratar nada concreto se acordó que esta semana se efectuaría una reunión entre ambas instituciones.

Por su parte, Luis Villanova, secretario de la comisión y Carlos Dagnino, tesorero explicaron: “Con el correr del tiempo ese terreno se fue poblando de especies nativas del lugar ya sea animal como vegetal. Así se convirtió en el hábitat de muchos animales, pero en el proyecto este de canalizar el arroyo Balta está el talar todos los árboles de las márgenes del arroyo. Pero le robamos el medio de vida a los animales que viven en el lugar”, y agregaron que “es cierto que la acacia que está en el arroyo es una especie invasora, pero manteniéndolo y generando galerías para circulación de la gente sería también un atractivo”.

“Las lagunas tienen vida, por lo que hablamos de agua que aún no está contaminada y hay que preverlo”, manifestó Villanova y añadió que “la obra hidráulica implica la apertura dentro del cauce del arroyo Balta de un canal. En ese lugar desaparecerá la deforestación. Llevará agua pero desaparece lo que a nosotros nos interesa. Y fundamentalmente el arroyo, y todo su medio circundante, es un reservorio fosilífero incalculable, a partir de los testimonios que nos dan las extracciones previas. Ajustándonos a las leyes debe ser un lugar declarado intangible”.

En la charla del pasado jueves no se llegó a una solución, pero desde el OCCOVI se expuso la necesidad de hacer la obra hidráulica. “En principio sería por una necesidad de evacuación de agua que aparentemente queda en Gowland y en el barrio La Pampita. Pero estuvimos averiguando y ninguno de ellos se inundó nunca”, remarcó Villanova.

Además, agregó que “en principio nadie conoce un estudio de impacto ambiental que es imprescindible antes de hacer cualquier obra”, por ello se les solicitó que se lo acercaran a los integrantes de la comisión para ellos también poder evaluarlo.

Estimativamente la reunión se realizaría entre jueves y viernes en el despacho del intendente.

“Es bueno decir que el intendente siempre manifestó una voluntad política importante por la reserva. Él se hizo propia la idea, pero cuando vienen con una obra ya definida él no sabe qué hacer. Ahora nosotros daremos nuestras razones, ellos las suyas y veremos cuál tiene más peso”, concluyeron.

Comentá la nota