Encuentran en Cabo Verde el barco desaparecido pero sigue el misterio

Recorrió 4.300 km sin que nadie lo viera. Aún no se sabe qué pasó a bordo.
El buque carguero finlandés que desapareció en el Canal de la Mancha a fin de julio y desató gran misterio y preocupación internacional fue encontrado ayer por un buque de la Armada rusa frente a la costa occidental de Africa y sus 15 tripulantes rusos fueron rescatados "sanos y salvos", informó el ministro de Defensa de Rusia, Anatoly Serdyukov.

"Hoy a la 1, hora de Moscú el 'Arctic Sea' fue hallado a 300 millas (unos 730 km) de Cabo Verde. La tripulación fue llevada a nuestro barco encargado de luchar contra los submarinos", declaró Serdyukov al presidente ruso, Dimitri Medvedev, durante un encuentro transmitido por TV. El ministro agregó que el barco no estaba secuestrado, como se temía.

Desde su desaparición, el buque navegó 4.300 km. sin ser detectado. Ayer, los miembros de la tripulación estaban "sanos y salvos", agregó Serdyukov. Y señaló que eran interrogados para esclarecer las circunstancias de este caso.

El funcionario no dio precisiones sobre lo que pasó en las últimas semanas con el barco, que transportaba de Finlandia a Argelia un cargamento de madera de un valor estimado en más de 1,4 millón de dólares. La incógnita por el supuesto secuestro de la embarcación, que era buscada en forma conjunta por Rusia y OTAN, seguía sin resolverse.

"En las próximas horas, podremos hablar más en detalle de lo que le pasó, por qué perdimos el contacto con él, por qué cambió de itinerario", agregó el ministro.

Medvedev pidió una investigación completa y prometió que "todas las partes interesadas" estarían informadas sobre los resultados.

Dos semanas después del último contacto oficial con el barco -que zarpó de Finlandia el 23 de julio y debía llegar a Argelia el 4 de agosto-, unos 20 países están implicados en la investigación en curso en Helsinki.

El caso generó gran preocupación, porque hasta entonces el problema de la piratería afectaba a las aguas cercanas a Somalia, Malasia e Indonesia, pero jamás había sucedido algo similar en Europa.

El barco fue atacado dos veces, se informó la semana pasada. El 24 de julio fue abordado por ocho hombres armados. Los presuntos piratas habrían sometido por la fuerza a la tripulación, pero tras 12 horas abandonaron la nave sin llevarse ningún botín. Luego, sufrió un ataque "frente a las costas de Portugal", según la Comisión Europea, que no precisó la fecha. Desde el 28 de julio se perdió todo contacto con el buque.

Los expertos han analizado todo tipo de hipótesis: una nueva forma de piratería, un ajuste de cuentas entre mafiosos, tráfico de droga o un diferendo comercial, entre otras posibilidades. Tampoco se había desechado la posibilidad de que el barco hubiera zozobrado.

La policía de Helsinki informó el sábado que unos desconocidos pidieron rescate por el barco, de la compañía finlandesa Solchart Management. Pero no estaba claro si realmente eran los secuestradores o simplemente oportunistas.

La compañía naviera expresó su alivio por la liberación de los tripulantes. "Estamos contentos de que los 15 miembros de la tripulación estén a salvo y vivos", señaló el director de la naviera Solchart Management, Victor Matveev, a la agencia DPA en Helsinki.

Comentá la nota