La encrucijada de Macri: dónde usa su única carta fuerte, Michetti

La vicejefa ya no resistiría la intención de que encabece la lista macrista en los comicios del 2009.
Mauricio ya conversó con Gabriela para que se haga la idea de que será candidata en 2009". La versión coincidió en boca de un influyente ministro del gabinete porteño y de un legislador "michettista". Si bien Mauricio Macri ha resuelto esperar a marzo para comunicar cuándo serán las elecciones legislativas porteñas, por ahora gana la posición de realizarlas en junio, y no en forma simultánea con los comicios nacionales de octubre del próximo año. "Es cierto que indirectamente algo hablamos con Mauricio, pero por ahora, no quiero volver a ser candidata", le dijo Gabriela Michetti a Clarín. Luego agregó: "Obviamente me doy la posibilidad de conversar el tema con mi equipo para ver qué es lo mejor para todos". La puerta está abierta.

Gabriela Michetti insiste en negarse a encarar otra campaña electoral, pero también es consciente del poco margen de maniobra con que cuenta. La vicejefa de gobierno, ya convertida en una hábil política, sabe que el macrismo debe consolidar su influencia en el distrito porteño y casi todas las vertientes del PRO la ungen como candidata. Pero aquí empiezan las diferencias: unos la quieren como legisladora porteña; otros, como diputada nacional.

El secretario general del gobierno Marcos Peña; el ministro Mariano Narodowski, el legislador Martín Borrelli y el subsecretario Helio Rebot, son algunos de los que se encuadran dentro del michettismo. "Creo que tenemos que garantizar la gobernabilidad y no distraernos de la gestión", repite Borrelli. Este grupo, al igual que el otro, brega por la consigna "Macri, candidato presidencial 2011". Y creen que el camino más directo a la Casa Rosada, pasa por la concentración de acciones en los asuntos municipales porteños. Este análisis es compartido por el jefe de gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, alguna vez enfrentado a Michetti. ¿Cómo está hoy esa relación? "Cordial", fue la palabra que usó uno de ellos.

Macri sabe que para gobernar necesita engordar el bloque de legisladores porteños, que hoy suma 26 bancas, tras la renuncia del lopezmurphysta Marcelo Meis. Doce de ellos dejarán su banca en 2009. "Arriba del 30 por ciento, ya podemos empezar a pensar entre 12 a 15 legisladores", especuló Oscar Moscariello, jefe del bloque macrista. Con Michetti al frente de la lista de legisladores porteños, en una elección separada de la nacional, los macristas apuestan a conseguir el 40 por ciento de los votos.

"En las legislativas nacionales habrá jugadores muy fuertes", especulan los macristas alineados con el desdoblamiento electoral. Y mencionan a Alfonso Prat Gay (por la Coalición Cívica), a Roberto Lavagna, al mismo Ricardo López Murphy, y hasta a Aníbal Ibarra. "Precisamente por eso, por el calibre de los adversarios, Gabriela tiene que disputar en el terreno nacional", argumentan los macristas que prefieren a la vicejefa en una papeleta que la lleve al Congreso. El jefe del bloque de diputados nacionales, Federico Pinedo, sigue convencido de que para apuntalar el proyecto Macri-2011, el PRO debe ganar las nacionales.

El legislador peronista Cristian Ritondo es otro defensor de unificar las elecciones: "Si queremos tener proyección en 2011 hay que ganar las dos elecciones; pero si queremos ser un partido vecinalista...". Ritondo también cree que "Gabriela es una excelente candidata". Pero este elogio no oculta la interna macrista que reverdeció días atrás: Borrelli organizó una cena, en la que Narodowski criticó "a la tecnocracia de los '90", a su entender, con influencia en el gabinete macrista. Varios ministros no invitados se sintieron tocados. "Hablé con Chain, Grindetti y Piccardo y están furiosos", comentó un legislador que tampoco fue invitado. Otro legislador peronista del PRO, Daniel Amoroso, fue duro en su crítica: "Nos preocupa la extorsión hacia el jefe de Gobierno, esto de decirle con quién juntarse. Estos chicos Borrelli y Michetti se equivocaron. Están actuando como la vieja política".

Comentá la nota