Encontraron a la otra víctima del alud

Encontraron a la otra víctima del alud
Se trata de Modesta Rivero, de 79 años. Ayer inhumaron los restos de su hija. Ambas fueron arrastradas por el alud.
La ciudad, de a poco, retorna a su actividad normal. Sigue llegando ayuda social de todas partes del país.

Hoy se cumplen 11 días desde que ocurrió el alud que azotó a Tartagal, en aquella trágica mañana del 9 de febrero. Ese día quedará grabado en la mente los tartagalenses por mucho tiempo. La familia Rivero fue la que más daño sufrió, por lo menos en lo moral, ya que Modesta y Rosa fueron las únicas dos fallecidas a causa del desastre natural. Hace un par de días hallaron el cuerpo de Rosa en las márgenes del río Tartagal. Ayer los rescatistas -que trabajaron incansablemente en estas casi dos semanas- lograron recuperar los restos de Modesta.

Los rescatistas

La división Canes de la Policía de la Provincia junto a un grupo de rescatistas fueron los que lograron llegar hasta el lugar en cuestión. De acuerdo con el relato de quienes participaron del hallazgo, "el cuerpo estaba irreconocible y tenía escaso tejido blando, seguramente por el efecto de las aguas y por la acción de las aves de rapiña que hay en la zona", señalaron.

Luego de encontrar a la segunda desaparecida, se informó a los peritos de Criminalística, Bomberos y al médico forense, quienes se trasladaron hasta el lugar.

Según el comisario Rubén Copa, "sólo se podían ver las manos y los pies. El cuerpo se encontraba en medio de las empalizadas y del barro que el río arrojó a un costado de su cauce", informó el uniformado. Luego se trasladó el cuerpo hasta la morgue del hospital Juan Domingo Perón, a la espera de la llegada de los familiares, que debían reconocerla.

Sigue la ayuda

Desde distintos puntos de la Argentina sigue llegando ayuda para los damnificados de Tartagal.

El diario El Tribuno se sumó a la cruzada solidaria, junto a AM 840 Radio Salta. Hasta el momento, gracias al aporte solidario de los salteños se lograron completar dos camiones con alimentos no perecederos, zapatillas, bidones de agua y ropa, que serán trasladados hasta la ciudad norteña.

A esta movida se sumó la Cámara de Industriales Panaderos, gracias al aporte de su presidente, Martín Petrocelli, y el resto de los socios.

Por último, y como parte de su política de relaciones con la comunidad, el grupo Carrefour Argentina colaboró con los hermanos norteños mediante la donación de más de 30.000 unidades de alimentos no perecederos, ropa y calzados. La mercadería fue llevada por 6 camiones, uno de los cuales llegó desde Buenos Aires. El resto fue cargado en las sucursales de Salta.

Todos los productos fueron entregados al secretario de Abordaje Territorial, Francisco Marinaro, y serán distribuidos por Gendarmería. Vale destacar que desde el viernes voluntarios de los hipermercados Carrefour están realizando la recolección de agua y alimentos no perecederos para contribuir con esta donación.

*Las causales del desastre

"El río Tartagal posee en su alta cuenca, además de la Quebrada Aguay, otros afluentes. Esto es perfectamente visible en las imágenes satelitales, siendo la zona afectada la correspondiente a la Quebrada El Pomelo, afluente del Aguay.

El desastre natural se inició a partir de múltiples deslizamientos ocurridos simultáneamente en la cuenca alta del río Tartagal, en la zona conocida como Quebrada El Pomelo.

La inspección desde el helicóptero y las realizadas en el terreno permiten afirmar que no se trata de un solo deslizamiento, sino de una serie de múltiples deslizamientos menores, que se sumaron en conjunto a lo largo del recorrido de escurrimiento del agua caída en la cuenca, generando la corriente de barro a su paso, incorporando a su recorrido sedimentos finos limosos y árboles de diferente porte. Las causas más probables que dispararon los deslizamientos en la cuenca y la consecuente generación de la corriente de barro se limitan principalmente al tipo de material rocoso deleznable, la fuerte pendiente, la estructura geológica fallada y las precipitaciones.

Las pendientes pronunciadas permiten afirmar que éstas han contribuido sin duda a la generación de los deslizamientos. No se detectaron incendios forestales naturales y no se evidenciaron actividades antrópicas como construcción de caminos, ganadería o desmontes para explotación. Otro sector analizado corresponde al oeste de la Sierra de Tartagal. Aquí no existen indicios de explotación forestal. En esta zona también se han detectado deslizamientos en la denominada Quebrada del Tigre, los cuales se vincularían al fenómeno natural del día 9 de febrero de 2009".

*Julio Nasser. Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Comentá la nota