Encontraron cromo en los efluentes de Curtarsa

Curtarsa volvió a ser tema de debate en la sesión del miércoles. El disparador fue un proyecto de comunicación presentado por la Unión Vecinal donde se solicita al Departamento Ejecutivo, en conjunto con Nación y Provincia,

estudiar la posibilidad de relocalizar la empresa.

Desde la bancada oficialista decidieron abstenerse por considerar que la intención del gobierno de Graciela Rosso no es reubicar a la curtiembre sino mantenerla controlada.

Durante las argumentaciones, el presidente del Concejo Deliberante, Hernán Mosca, solicitó bajar a su banca. En primera instancia realizó una defensa cerrada del discurso oficial sobre incrementar los controles a Curtarsa: "Esta es una empresa altamente contaminante. Esto no quiere decir que si cumple con los requisitos necesarios contamine. Creo que son bien claras las políticas de esta gestión. Nosotros queremos que Curtarsa siga trabajando como corresponde. Una política de Estado es que Curtarsa no contamine, y si contamina se clausurará. Les pido que acompañen a la señora intendenta, porque si esta empresa sigue contaminando se llegará hasta la Corte Suprema".

En su intervención, Mosca develó un misterio generado a partir de la clausura de Curtarsa en febrero pasado. Desde ese entonces, surgió un signo de interrogación sobre los resultados que arrojaron los análisis realizados en los efluentes líquidos de la firma. En su momento, fuentes cercanas al gobierno habían confiado a este medio que dichos estudios dieron "muy mal".

El miércoles, Mosca reconoció que además del problema generado con un horno para la deshidratación de barros, las muestras recolectadas durante la clausura determinaron la presencia de cromo III y VI.

Durante un cuarto intermedio, un periodista de EL CIVISMO se acercó al edil para conocer mayores detalles. En un diálogo breve, Mosca indicó que faltan los resultados de una segunda prueba y que recién entonces los datos serán dados a conocer públicamente.

En su momento, la intendenta Rosso también dio a entender que las muestras tomadas en Curtarsa determinaron la presencia de elementos perjudiciales para el medio ambiente. Consultada por este medio, había expresado que "todavía no tenemos todos los resultados. Tenemos un preliminar, pero queremos ser lo suficientemente serios para dar los resultados cuando los tengamos firmados por las autoridades del laboratorio. Tenemos que ser responsables. Hay cosas que encontramos que vamos a controlar, porque están dentro de las atribuciones que nos da la ley".

Hasta el momento no existe ninguna comunicación formal que detalle los resultados de los estudios. A esta altura, los vecinos de Jáuregui temen que los análisis, debido a sus resultados negativos para Curtarsa, nunca se den a conocer.

Contra la salud

El cromo es un metal pesado muy utilizado en la industria del cuero. El cromo VI, en particular, es el más peligroso para la salud humana. Este elemento puede generar erupciones cutáneas, malestar de estómago y úlceras, problemas respiratorios, debilitamiento del sistema inmune, daño en los riñones e hígado, alteración del material genético, y cáncer de pulmón.

"Es una forma de cortar el diálogo"

Después de la agitada reunión que hace dos semanas Mariana Zaia mantuvo con vecinos de Jáuregui, el gobierno municipal decidió limitar el diálogo con las entidades ambientalistas de la localidad.

"Una semana después de la última reunión, llamé a Mariana Zaia para saber si hubo alguna novedad. Ella me informó que ya no me iba a poder dar más información, que por cualquier consulta teníamos que dirigirnos a su superior, el secretario de Salud (Héctor Ruffinelli)", contó a este medio Regina Palomar.

La ambientalista se mostró sorprendida "porque ante una diferencia de opinión, en vez de seguir conversando, nos cortaron la comunicación".

"Lo llamé telefónicamente y hablé con la secretaria de Ruffinelli. Me dijo que sólo me va a atender con audiencia. Le expliqué la problemática que tenemos, que necesitamos un teléfono directo porque cuando hay olor durante la madrugada no podemos esperar hasta el otro día para recién pedir una audiencia. La respuesta que me dio es que él nos puede atender únicamente en horario de municipio, y luego de solicitar una audiencia.

"Esto es una forma de cortar el diálogo con nosotros. Ahora todo se nos hace más difícil. Durante estos días los vecinos se han quejado por el olor que hubo a la noche, pero no tenemos a dónde llamar", agregó Palomar, quien además recordó que todavía no tuvieron respuestas sobre el pedido de reunión con la intendenta Rosso.

Comentá la nota