Encienden señal de alarma para Lugo

Organizaciones políticas y sociales de paraguayos en la Argentina denunciaron ayer una presunta "maniobra golpista" contra el presidente Fernando Lugo, en medio de acusaciones opositoras que intentan vincularlo al secuestro del poderoso ganadero Fidel Zavala, ocurrido hace dos semanas.
La reacción de la diáspora paraguaya es contra las declaraciones de miembros del opositor Partido Colorado y un sector del oficialista Partido Liberal, que insisten en denunciar una supuesta relación entre el ex obispo y el Ejército Paraguayo del Pueblo (EPP), un grupo guerrillero del que se tienen pocas precisiones y presunto responsable de la captura de Zavala. El vicepresidente paraguayo, el liberal Federico Franco, llegó incluso a pedir el juicio contra el mandatario.

Mientras tanto, el líder colorado Mario Abdo Benítez dijo ayer que Lugo "apoya a grupos violentos de la izquierda y a sectores radicalizados". La hipótesis que manejan los seguidores de Lugo en nuestro país es que el ganadero no está en poder del EPP, "sino de las bandas que secuestran y torturan en el Paraguay hace décadas". "El temor es que aparezca el cuerpo del empresario y se lo tiren a Lugo, porque están armando las condiciones para que esto provoque una crisis política", dijo a Crítica de la Argentina Jaime Galeano, vocero de la comunidad paraguaya.

La situación en Asunción pareció tensarse aún más con unas declaraciones de Lugo que la oposición interpretó como "un llamado a la lucha de clases". En un acto público realizado el sábado, el ex obispo dijo que "los únicos que quieren cambiar el país son los que no tienen cuentas bancarias y no salen en las páginas sociales de la prensa". Ayer, el mandatario tuvo que aclarar que "no he incitado a la lucha de clases, sino a una lucha sin cuartel contra la pobreza de miles de compatriotas paraguayos".

Comentá la nota