Encienden la alarma por el rojo en las finanzas provinciales

Las provincias se encaminan a concluir 2009 con un fuerte déficit que treparía a los $12.000 millones, por la caída en la recaudación y en el giro de fondos desde la Nación debido a la crisis mundial
El aterrizaje forzoso de la crisis externa en el país bajó el nivel de actividad, desplomó las exportaciones, disolvió miles de empleos y, casi sin frenar la inflación real y la fuga de 2.000 millones de dólares por mes, desaceleró drásticamente el crecimiento consecutivo de casi seis años. Ese cimbronazo se tradujo en menores recursos que les quitó capacidad financiera a los gobernadores, y la onda expansiva amenaza ahora la coparticipación a municipios, principal respaldo para los pueblos del interior.

Las provincias y Capital Federal concentran 1,3 millón de empleados públicos, cuyos salarios absorben el 51 por ciento de sus finanzas, mientras que la Nación reúne unos 240 mil, que significan 10 puntos de la caja manejada desde la Rosada. Para cumplir con los sueldos públicos este año, las provincias y la Capital necesitarán 91.234 millones de pesos, 17.739 más que en 2008, según la consultora Economía y Regiones (E&R).

Eso responde principalmente a que Cristina Kirchner decretó en mayo último, sin consultar a los gobernadores, un aumento salarial del 15,5% para los estatales. Las transferencias de la Nación cubrirán el 62% de ese aumento, por lo que las provincias deberán responder por el 38 restante, igual a 6.740 millones de pesos.

La jefa de Estado anunció en marzo la coparticipación del 30 por ciento de las retenciones a la soja, es decir, unos 6.520 millones de pesos. Pero la sequía hizo caer un 25 por ciento la producción dela oleaginosa y los precios descendieron, por lo que las cuentas se complicaron. Lo que más preocupa es la baja en el reembolso tributario y ya se lo escuchó al ministro de Economía bonaerense, Alejandro Arlía, decir en una reunión del corazón sciolista: "Con este nivel de recaudación no llegamos a pagar los sueldos de noviembre".

El Presupuesto 2009 de Daniel Scioli prevé un déficit primario de 1.759,2 millones de pesos y una necesidad financiera de 2.904,2 millones, sin tener en cuenta los coletazos de la crisis. Con 66 veces menos de habitantes que Buenos Aires, Santa Cruz –tierra del matrimonio presidencial- necesitará 2.042 millones de pesos para cubrir el rojo financiero de este año.

Córdoba pidió por medio de Carta Documento a la Casa Rosada el envío de dos cuotas adeudadas del Programa de Asistencia Financiera (PAF) y otros compromisos, por 120 millones. Desde Santa Fe, el mandatario Hermes Binner protesta por 1.072 millones de pesos, correspondientes a fondos previsionales y a una deuda de Nación que data de 2004.

El gobierno de Corrientes demandó este año dos veces ante la Corte Suprema al Estado nacional por una deuda previsional de 100 millones de pesos y por 200 millones más de regalías de la hidroeléctrica Salto Grande. Detrás vienen el resto de las jurisdicciones pidiendo a gritos o por lo bajo, según el grado de alineación con Olivos, que se implemente el piso de 34 por ciento de coparticipación federal que debería regir por ley desde 1996 y que hoy está en 23 puntos.

Malos augurios

No obstante, fuentes de Hacienda de provincias gobernadas por el kirchnerismo estimaron ante Noticias Argentinas que la coparticipación seguirá en baja este semestre y expresaron su preocupación por los salarios públicos. Por su parte, estimaciones privadas prevén un déficit de las provincias de entre 11.500 y 12.000 millones de pesos para 2009, que podría elevarse a 15.000 millones, dependiendo del grado de reactivación económica del segundo semestre y del impacto de la Gripe A en la economía.

Esa necesidad de las provincias se sumará al rojo financiero de 6.000 millones que registrará la Nación tras pagar 24.618millones de pesos de deuda.Entre enero y mayo la Casa Rosada registró un superávit fiscal primario de 6.259 millones de pesos, pero tras pagar los intereses de deuda y después de seis años de bonanza en las cuentas, apareció un déficit de 97 millones.

Las provincias cerraron con déficit financiero los últimos tres años, pero el de 2009 superaría incluso al de 2001, cuando fue de poco más de 6.000 millones. De no recibir más dinero de la Rosada, a las provincias le queda crear una cuasi moneda, un fantasma que asusta al kirchnerismo por estar directamente ligado con los criticados años de gobierno de Fernando de la Rúa.

Otra alternativa es la colocación de más deuda, lo cual intrincaría a los gobernadores no alineados con Olivos para adquirir fondos de la ANSeS y en un contexto de mercados internacionales de crédito cerrados.

Según el Instituto Argentino para el Desarrollo de las Economías Regionales (IADER), Buenos Aires y Capital Federal son las más comprometidas, seguidas por Santa Cruz, Santa Fe, Entre Ríos, Tierra del Fuego, Neuquén, Mendoza y Córdoba; y sólo San Juan y San Luis resultarían con superávit.

En ese marco, el Congreso se convertiría desde agosto en el gran escenario, donde las provincias lucharían por los gravámenes cuya coparticipación aún es muy baja, como el impuesto al cheque del cual se reparte sólo el 15 por ciento.

Si bien el rojo es una realidad, tras la derrota oficial en las elecciones del pasado 28 de junio genera expectativa el diálogo que Cristina Kirchner iniciará cara a cara con los gobernadores en los próximos días.

Comentá la nota