Con una "encíclica laica", Sapag convocó al diálogo.

El gobierno neuquino difundió un documento titulado "Programa Reafirmación del Diálogo Social", para convocar una vez más al diálogo desde el Estado a los distintos sectores representativos de la sociedad provincial. No se especifica ni describe en el texto nada en particular, sino que se hace una larga reflexión sobre la necesidad del diálogo para garantizar, entre otras cosas, la gobernabilidad.
El gobierno de Jorge Sapag hizo este lunes una llamativa convocatoria al "diálogo social" a partir de la difusión de un documento en donde de destaca y enaltece esta posibilidad de "comunicación activa" entre el poder político del Estado y los distintos sectores de la sociedad para "garantizar la gobernabilidad" municipal, provincial y nacional.

El documento, escrito con una prosa que hace alarde de la indefinición por su énfasis en lo general, tiene como objetivo más o menos detectable reiterar lo que ya el gobierno había anunciado de distintas maneras, la convocatoria a una especie de "pacto social" a la neuquina, necesario ante lo que evidentemente el propio gobierno asume como una etapa muy crítica de la provincia.

"Para que exista el diálogo social, el gobierno de la provincia asume la responsabilidad de convocar a todos los sectores políticos, gremiales y religiosos: sindicatos, entes privados, cámaras empresariales y organizaciones de la sociedad civil, a compartir un espacio institucional de comunicación que respete las libertades, las iniciativas de las partes y las diferencias de ideas; construyendo una relación bipartita Estado-Sociedad en la búsqueda de herramientas que fortalezcan la democracia", dice en uno de los pocos párrafos más o menos concreto del documento, más parecido a una encíclica papal que a un texto político.

El siguiente es el texto en cuestión, difundido este lunes por el gobierno, en una semana que será clave por las reuniones que protagonizará en Buenos Aires Sapag, una de ellas con la presidente de la Nación, Cristina Fernández:

El gobierno de la provincia asume como política de Estado la comunicación activa con los distintos actores sociales de la comunidad neuquina.

Hoy reafirma esa condición de Diálogo Social con el fin de crear un clima político y cívico que permita construir con la totalidad de los sectores sociales un escenario propicio que redunde en mejorar las oportunidades para todos los neuquinos, con la responsabilidad social que implica una interpretación real a la altura de las circunstancias que el momento histórico nos impone y condiciona.

El Diálogo Social garantiza la gobernabilidad municipal, provincial y nacional mediante el aporte criterioso de los actores, respetando la diversidad de ideas: metodología que fortalece la toma de decisiones en políticas públicas.

Implica valorar aquellas políticas históricas institucionales que dan cuenta de la identidad de la provincia.

Supone crear espacios de innovación y mecanismos de gestión pública que garanticen mayor eficiencia del Estado al conjunto de la sociedad.

Asimismo, asumir que el encuentro y el aporte de otros permitirán la modificación de lo que debe ser corregido. Al mismo tiempo, permitirá la implementación de formas nuevas de ejecución de políticas.

El Gobierno de la Provincia en el Diálogo Social

Para que exista el diálogo social, el gobierno de la provincia asume la responsabilidad de convocar a todos los sectores políticos, gremiales y religiosos: sindicatos, entes privados, cámaras empresariales y organizaciones de la sociedad civil, a compartir un espacio institucional de comunicación que respete las libertades, las iniciativas de las partes y las diferencias de ideas; construyendo una relación bipartita Estado-Sociedad en la búsqueda de herramientas que fortalezcan la democracia.

En este marco, es imprescindible adquirir una perspectiva más amplia, incorporar las distintas ópticas de otros actores sociales y crear un mayor consenso; basado en la responsabilidad, el compromiso y la voluntad de ser parte, teniendo en cuenta la comprensión colectiva de la crisis provincial.

Escenario para el Diálogo Social

• Construcción de modalidades de interacción y convivencia en el espacio institucional de Diálogo Social: es una tarea personal e interpersonal que presenta un verdadero desafío cualitativo de mutuo respeto con relación a las formas de interrelación que se establezcan.

• Convicción de que existe la posibilidad de construcción de un pensamiento colectivo, donde se está dispuesto a hacer lo necesario para lograr lo que se acuerde.

• Construir un espacio de conocimiento y confianza mutua, mediante el intercambio de información como elemento básico e indispensable.

• Encuentro genuino con solidaridades abiertas y diálogo franco, que permita la construcción colectiva que atenúe las posiciones irreconciliables.

• Pluralismo y multisectorialidad implican el respeto a los acuerdos establecidos en el marco del bien común superando las aspiraciones personalistas y sectoriales.

Aportes del Diálogo Social a nuestra comunidad neuquina:

• Un soporte para navegar en la incertidumbre que nos impone la fluidez de nuestro tiempo globalizado. Gran parte de los problemas que afronta la provincia responden a la crisis nacional e internacional imperante.

• Lazos y entrelazamientos para la creación de pensamientos y acciones que contribuirán a fortalecer el tejido social en las distintas instancias locales y regionales.

• Legitimación de la construcción de la agenda pública a través de la participación activa de todos los sectores comprometidos con la realidad provincial.

• Involucrar y comprometer a todos los sectores intervinientes a proyectar nuestro futuro inmediato como sociedad.

• Nuevas formas culturales de interrelación entre el Estado y la sociedad, promoviendo buenas prácticas y una actitud positiva, integrando armónicamente la visión del contexto social y cultural.

El Diálogo Social nos exige buscar la propia identidad y superar aversiones y polémicas; es un camino hacia la madurez y la paz. No siempre es fácil pero nos ayuda a abrir puertas y ver lo bueno en los demás. Por eso, debemos transitar el desafío del arte de practicarlo.

Comentá la nota