Se encendió la polémica -Embestida de un concejal: "Los de la Cámara de Comercio de Villa Rosa son unos cagones"

Marcelo Iglesias, del oficialismo, se queja por la demora de la reinstalación de un cajero automático, cerrado por intentos de robo.
Entiende que la entidad "no defiende a los comerciantes, sino a los intereses del Banco Provincia". "Se cagan en la gente, no pelean por su localidad; hace un año y medio que estamos esperando", disparó el legislador, ex integrante de la institución.

"Los de la Cámara de Villa Rosa son unos cagones, ponélo así como te lo digo porque es la verdad, la pura verdad", se despachó el edil oficialista Marcelo Iglesias, ex integrante de esa entidad.

La frase, lapidaria y sin medias tintas, fue lanzada llena de enojo en el marco de una situación que el propio Iglesias se encargó de calificar como "inadmisible", y tiene que ver con la demora en la puesta en funcionamiento de un cajero automático que la entidad había conseguido para la localidad, a través del Banco Provincia.

Sin embargo, el equipo sufrió varios intentos de robo (aunque nunca consumados), por lo que la entidad bancaria decidió cerrarlo hasta que se consiga un lugar más seguro para su instalación, como junto a la Comisaría de Villa Rosa, donde sería reinstalado definitivamente.

Pero ya ha pasado más de un año y medio, e Iglesias asegura que la "falta de compromiso" de la entidad es la responsable de que el Banco no restituya el aparato.

"Acá hubo intento de robos, ni siquiera llegaron a concretarse, y el Banco ya no quiere ponerlo más. Pero la Cámara en vez de defender a la gente y a los comerciantes, defiende los intereses del Banco. Una vez fueron recibidos por una autoridad y salieron como pichoncitos, sin haber reclamado lo que corresponde, y todo porque los había recibido un gerente", disparó Iglesias en diálogo con Pilar de Todos.

El edil, de Villa Rosa y ex integrante de la entidad (de hecho el cajero se consiguió cuando él era vicepresidente de la entidad y no duda en autocalificarse como "el padre de la idea"), cuestionó "las pocas ganas" de los integrantes de la Cámara en insistir con el pedido.

"Yo siento a ese proyecto como mío y no puede ser que la Cámara se haga la distraída, ahora el cajero es un macetero gigante en donde se junta orina de animales, pero si los que tienen que defender a la entidad lo hicieran no pasaría esto", concluyó.

Comentá la nota