Encargado del programa contra adicciones tiene un consultorio trucho y no posee título habilitante

El coordinador que el municipio designó para implementar en Bariloche el programa Prevenir -de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar)-, tiene un consultorio irregular y no posee título habilitante.
Rubén Castro, se autodefine como "especialista en adicciones", pero no cuenta con estudios o capacitación que lo certifique. La comuna le abonó como profesional, aunque no lo es. Tuvo un escandaloso paso por el ministerio de Familia de Río Negro. ¿En manos de quién está la prevención de la drogadicción en Bariloche? Investigación de ANB.

El pasado jueves, en el Hospital Ramón Carrillo, se realizó la presentación del programa del Sedronar "Prevenir Bariloche", que buscará orientar a los padres en la prevención del consumo y las adicciones de drogas, y otras sustancias, en los barrios de la ciudad. A cargo de esta exposición estuvo Rubén Castro, agente que el Municipio designó como coordinador del plan nacional.

Finalizada la presentación, en diálogo con KM FM, Castro realizó un análisis de la problemática de las adicciones en Bariloche, y citó su experiencia en el sector privado para ejemplificar sus afirmaciones: "En mi experiencia particular, en mi consultorio particular, cuando tengo la demanda adolescente juvenil por parte de los padres, la droga de inicio es la marihuana", aseguró.

Sin embargo, no existen antecedentes pedagógicos, ni de capacitaciones, ni experiencias acreditables, que permitan establecer con claridad que Castro reúne las condiciones necesarias para la responsabilidad del cargo que le otorgó el municipio. Además, su "consultorio particular" no está habilitado por Salud ni el propio municipio.

Roberto Lester, Coordinador Regional de Fiscalización Sanitaria de la Zona Andina rionegrina -organismo encargado en la fiscalización de las habilitaciones de consultorios-, confirmó en diálogo con ANB que el consultorio "no está habilitado por el hecho que no es un trabajador reconocido por la Salud".

"Este señor no tiene un título que lo habite Salud, porque su actividad es comercial", agregó. Sin embargo, Inspección General de la comuna, confirmó a este medio que tampoco posee habilitación comercial.

Del expediente personal de Castro en el Municipio surge que tiene finalizado el nivel secundario (Perito Mercantil), pero que no posee carrera universitaria o terciaria, sino dos cursos de capacitación que, juntos, suman menos de 300 horas cátedra. Consultadas distintas casas de estudios que brindan el taller de Operador Socio Terapéutico sobre si la aprobación de esa breve capacitación habilita a la apertura de un consultorio, respondieron que sólo en caso de una carrera previa vinculada a la medicina o psicología. Pero no es el caso.

El "consultorio particular" de Castro, ubicado en Mitre al 700, es promocionado, además, a través de afiches en farmacias y comercios de la ciudad, con el texto: "Atención en adicciones: orientación y consulta, atención individual y familiar, grupos terapéuticos y derivaciones. Rubén Castro, Operador Socio Terapéutico / Especialista en Adicciones".

El presidente del Colegio de Psicólogos de Bariloche, Gustavo Amichetti, ratificó a ANB que las funciones mencionadas en esa promoción, son actividades propias de la medicina o la psicología y alertó: "Tenés que tener un título universitario para tener un consultorio", y destacó que para llamarse "especialista en adicciones" no basta con conocer de la materia, sino que "primero tenés que tener un título de base, ser un médico que se haya especializado, no un perito mercantil con un curso".

Amichetti recordó que, a diferencia de otras provincias, la práctica de la psicología en Río Negro está normada por la Ley 3338, como así también todas las actividades relacionadas con la asistencia a las necesidades de la salud humana y ambiental, y el cuidado de la higiene y la estética de las personas en cuanto puedan relacionarse con la salud.

En esa normativa, se denomina "personal idóneo en determinada actividad aquél sin capacitación formal específica que realiza tareas bajo supervisión permanente profesional o técnica y bajo condiciones de excepción por imposibilidad de cubrir dichas tareas con personal formalmente calificado", previa inscripción –con la documentación que avale la idoneidad- en el Consejo Provincial de la Salud.

Si bien Lester manifestó que esta legislación no abarcaría a Castro en tanto se trataría de una actividad comercial, en su artículo 4, fija: "Queda prohibido a toda persona no comprendida en la presente ley, realizar las actividades que en ella se reglamentan. Sin perjuicio de las penalidades dispuestas por esta ley, para quienes así lo hicieren o actuaren por fuera de los límites en que deben ser desarrolladas sus profesiones o actividades, serán denunciados por infracción al artículo 208 del Código Penal". Se define, asimismo, que "será considerado ejercicio de la psicología en el campo de la salud, el asesoramiento, los peritajes y la investigación de la conducta humana y en el diagnóstico, pronóstico y el tratamiento de los padecimientos mentales de las personas y la recuperación, conservación y prevención de la salud mental de las mismas. Este ejercicio se desarrollará en los niveles individual, grupal, institucional y comunitario".

Situación irregular en el Municipio

El ingreso de Rubén Castro a la comuna -en febrero de este año-, fue la causa de una tensa relación entre el personal de planta y el político de la Secretaría de Desarrollo Social. Es que el sector de trabajadores de planta exigió que se dé de baja su contrato por categoría, por haber sido designado "a dedo", sin respetarse el procedimiento de concurso o legitimación, ni corroborarse su idoneidad para el cargo.

La Resolución de contratación, de febrero de este año, reconoce que el Programa para la Prevención de la Drogadicción, tiene el objetivo general de brindar atención profesional interdisciplinaria especializada para aquellos jóvenes y sus familiares que se encuentran en situación de consumo y vulnerabilidad social.

La comuna le otorgó con esa Resolución una remuneración acorde a la categoría 19 del escalafón municipal, más el adicional por personal a cargo (25 por ciento del básico). Esa categoría, sin embargo, corresponde a profesionales con carreras universitarias de al menos cinco años; y hasta el momento, Castro no cuenta con personal a cargo.

El malestar que esta situación generó -reflejado en sendas notas al personal político-, motivó que el 25 de marzo lo bajaran a categoría 17, aún cuando este rango del escalafón está destinado a quienes cuentan con un nivel terciario finalizado, logros que Castro no puede mostrar.

Las quejas se incrementaron cuando se conoció que Rubén Castro posee un consultorio particular donde se autocalifica como "especialista en adicciones", siendo que sólo culminó el nivel secundario y realizó breves capacitaciones.

Escandaloso paso por la Provincia

Fuentes del ministerio de Familia de la Provincia de Río Negro confirmaron a ANB que el paso de Rubén Castro por esa institución fue conflictiva, que nunca pudieron comprobar sus antecedentes, y que entregaba tarjetas para atención personal, cuya dirección coincidía con la Dirección de Promoción Familiar.

En esa dependencia manifestaron que Castro aseveraba contar con una tecnicatura, pero que sólo constan los certificados de finalización del secundario y de dos breves capacitaciones. Según ese relato, cuando se le requirió que revalidara sus antecedentes "no pudo, dijo sentirse perseguido, pidió licencia psiquiátrica y después renunció".

Asimismo, manifestaron que mantenía una relación conflictiva con el grupo de trabajo, y que entregaba tarjetas de su consultorio para asesoramiento "con la dirección de Promoción Familiar, en Onelli 1450".

Estos antecedentes, habrían sido advertidos por las autoridades de Promoción Familiar a la secretaria de Desarrollo Social, Norma Gómez, y al intendente, Macelo Cascón, que aún así lo designaron en el municipio para la implementación del estratégico programa del Sedronar. (ANB)''

Comentá la nota