Encallan dos buques por la delicada situación del puerto

Si bien había una pronunciada bajamar, atribuyeron ambos incidentes a la falta de dragado. Aseguran que los problemas operativos son cada vez más graves.

Dos buques pesqueros quedaron encallados en el puerto de Mar del Plata en la tarde del domingo, en un breve lapso de dos horas. Primero fue el potero Taisei Maru el que quedó varado en medio del espejo interior y minutos más tarde atravesó por la misma situación el buque Letare, de la empresa Solimeno. Ambos episodios pusieron en evidencia la delicadísima situación en la que se encuentra el puerto local, donde a diario surgen nuevos problemas operativos a causa de la acumulación de sedimentos y la falta de dragado.

Según pudo saber LA CAPITAL, el Taisei Maru ingresó a la ciudad cerca de las 17 del domingo con el propósito de desembarcar a uno de sus tripulantes. Pero en medio de la maniobra quedó encallado, lo que obligó a su capitán a solicitar el servicio de un remolcador.

En el momento en el que ocurrió el incidente se registraba una bajamar muy pronunciada, lo que provocó que el casco del potero quedara a la vista de manera casi íntegra. Pese a los esfuerzos realizados por el remolcador, la embarcación no pudo salir a flote con su auxilio. El Taisei Maru recién logró navegar nuevamente entrada la noche, gracias a la crecida de las aguas.

En el interín también quedó encallado otro buque pesquero. Se trató de Letare, un fresquero de poco más de 30 metros de eslora que ingresaba cargado de pescado al puerto de Mar del Plata. El barco en cuestión, si bien también fue auxiliado por un remolcador, logró "zafar" de su delicada situación por sus propios medios cuando se produjo la pleamar.

Operadores del puerto local hicieron notar que el hecho de que el Leatre encallara revela la gravedad de la situación, ya que se trata de un buque relativamente pequeño, que en condiciones normales "jamás" podría haber sufrido este tipo de percances.

Ambos incidentes tuvieron lugar a pocos días de que el Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA) y otras cámaras empresariales advirtieran su preocupación por las crecientes dificultades que existen para operar en el puerto de Mar del Plata como consecuencia de la acumulación de arena en su canal de acceso y el espejo interior.

La institución había hecho público que, por la falta de dragado, la empresa Hamburgsüd ya dejó de operar en la ciudad, debido a que el buque de portacontenedores que se encuentra en la zona no tiene posibilidades de ingresar. Asimismo se supo que la naviera Maersk opera utilizando la mitad de la capacidad de carga de su embarcación, que es de 230 contenedores, ya que de otro modo no podría salir de la ciudad.

Fuentes de la actividad portuaria consultadas ayer por LA CAPITAL aseguraron que hay cada vez más preocupación frente a este tema, señalando que ya se encuentra resentida la tarea de los remolcadores y estibadores.

Asimismo hubo quienes plantearon que la situación podría empeorar aún más durante la tormenta que está azotando a la ciudad por estas horas, ya que se teme que provoque una mayor acumulación de sedimentos o el derrumbe del banco de arena, lo que provocaría el virtual cierre del puerto local. Mientras tanto la draga 259 Mendoza que fue enviada por el Gobierno nacional para realizar las tareas de limpieza se encuentra fuera de servicio, luego de que se averiara su cigüeñal.

La embarcación llegó a la ciudad hace dos meses tras haber sido reacondicionada en Buenos Aires y, a poco de iniciar su tarea, sufrió una rotura que la mantendría paralizada durante varias semanas más.

Comentá la nota