Se encadenaron frente al municipio

Se encadenaron frente al municipio
Dos jóvenes se encadenaron ayer en el mástil de la bandera frente al municipio santarroseño. Son jefes de familia, viven juntos en una casa de Villa Germinal, pero ya hay una orden judicial para desalojarlos, porque la propietaria reclama la casa para venderla.
"Hasta que no nos den una llave en mano o los materiales para levantarnos una pieza y un baño, no nos vamos de acá", dijeron Daniel Obando, de 31 años, y Claudio Zerda, de 21. Hasta ahora viven en una casa sobre calle Francia, en Villa Germinal, con su esposa y 2 hijas el primero y con su mujer y un niño el segundo.

Ayer, a media mañana, se encadenaron en el mástil. La directora de Acción Social, María del Carmen Campos, dialogó con ellos durante media hora. "Las casas se las tienen que dar en el IPAV y vienen a encadenarse acá", les reprochó la funcionaria comunal. "Acá es dónde nos ven", le respondieron los muchachos.

La funcionaria les ofreció un subsidio para que la comuna les financie el alquiler durante dos o tres meses. Pero no aceptaron. "No buscamos eso. Queremos una llave o materiales, porque tenemos un terreno", explicó Obando. "Pasan esos dos meses y después... ¿Qué hacemos?", se preguntó Zerda.

Los dos encadenados dijeron que en las próximas horas podrían sumarse al reclamo otras familias en condiciones parecidas, con problemas habitacionales.

La propietaria de la vivienda, enterada del reclamo, salió ayer en algunas radios locales a advertir que el inmueble fue usurpado. "Nosotros habíamos arreglado con los hijos. Ella ahora dice que no es cierto", dijo Obando.

"Vivimos muy mal, la casa no tiene puertas y las ventanas no tienen vidrios, le pusimos cartones. No tenemos agua caliente, y tuvimos que bajar la luz de otro lado", le contó el muchacho a El Diario. "No nos vamos hasta que no tengamos una respuesta", insistió.

Comentá la nota