Encadenados. La protesta de los ‘no médicos’ sigue.

Una media docena de trabajadores del hospital ‘Vera Barros’ continúa encadenada a la verja de la iglesia Catedral, esperando una audiencia con el gobernador Beder Herrera para reclamarle un aumento salarial.
Media docena de empleados no profesionales del principal hospital público de la Capital siguen encadenados a la verja de la iglesia Catedral, donde ya se armó un campamento que recibe asistencia humanitaria de otros trabajadores.

La protesta, que ya está a punto de cumplir una semana, sigue siendo impulsada por el Sindicato de Trabajadores Públicos (Sitrapp) con su titular a la cabeza, Carlos Laciar.

Este martes, a las puertas de la Catedral y a partir de las 10, realizarán una asamblea para decidir si, además, realizan una movilización.

La semana pasada el juez penal Daniel Barría le ordenó a la policía que les impida a los manifestantes cortar el tránsito en la esquina de la Casa de Gobierno; una actitud que formaba parte de la protesta de los trabajadores.

Comentá la nota