"Encabecé un poder insospechadamente independiente"

"Encabecé un poder insospechadamente independiente"
El presidente del alto tribunal destacó los logros de su gestión e hizo hincapié en la trascendencia institucional del funcionamiento del CAM. El martes, la máxima autoridad judicial dejará su lugar a Antonio Estofán. Se pronunció contra las subrogancias y dijo que hay que acelerar la cobertura de las vacantes.
Antonio Gandur concretó ayer el último acto como presidente de la Corte Suprema de Justicia, ya que desde el martes y durante los próximos dos años Antonio Estofán lo reemplazará en ese cargo. "Estoy satisfecho por la misión cumplida y por haber encabezado una Corte y un Poder Judicial insospechadamente independientes", aseguró luego de haber participado, en su calidad de titular de la Junta Electoral, de una audiencia con los candidatos que intervendrán en la elección del 23, de la cual surgirá el representante del estamento de los abogados en el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM).

"Todo fue posible gracias a la libertad absoluta de decisión de la que gozaron todos y cada uno de los jueces, como manda la Constitución. Durante este período, nunca hubo una sola insinuación de que se indicaba a alguien que debía fallar en este o en aquel sentido", subrayó a LA GACETA.

Esa estricta autonomía jurisdiccional, según Gandur, se ha puesto de manifiesto, por ejemplo, en las causas en virtud de la cuales fueron declaradas nulas disposiciones de la Carta Magna sancionada en 2006. "Hasta se llegó a controlar el fruto de una reforma constitucional. Es la máxima prueba de la libertad de emitir sus juicios que han evidenciado los jueces, en la sola defensa del orden constitucional", recalcó. También destacó que el alto tribunal, durante el último año, dictó 1.200 sentencias y que "goce del menor índice de pronunciamientos revocados por la Corte Suprema de Justicia de la Nación".

La presidencia de Gandur estuvo signada por el problema que generó la cantidad de vacantes que se produjeron en los tribunales. Por eso subrayó como un hecho trascendente la creación por ley del CAM, al que presidirá durante los próximos dos años en representación de la Corte, que en agosto lo eligió para esa función. "Significará una nueva cultura jurídica, gracias a la que, por primera vez, los jueces serán seleccionados en virtud de sus méritos y capacidades a partir de concursos de oposición y antecedentes", expresó.

Al respecto, Gandur reiteró que hay que concentrarse en la selección y nombramiento en propiedad de los magistrados, opinando diferente a Estofán, que se mostró partidario de designar jueces provisorios hasta que se elijan los definitivos. "No creo en ningún otro tipo de subrogancias que no sea la establecida por la Ley Orgánica de Tribunales. Aunque fue muy difícil, con el esfuerzo de todos los jueces en actividad, que fueron subrogando a los que se retiraban, se ha podido conjurar el problema suscitado por la cantidad de vacantes. Ahora, debemos poner el pie en el acelerador, dedicarnos las 24 horas, constituir el CAM, dictar su reglamento y empezar en lo inmediato con los concursos", remató.

Comentá la nota