EMSA desmiente responsabilidad por la falta de agua en Candelaria

La Empresa Electricidad de Misiones desmiente categóricamente los dichos de la presidenta de la Cooperativa de Agua de Candelaria (COSCAL), Mercedes Aquino, quien responsabilizó a la empresa eléctrica por la supuesta "quema de dos bombas" como motivo principal de los graves problemas en el suministro de agua potable en la localidad.
EMSA informa que las tres conexiones de la entidad reciben energía de un transformador de 63 kVA, con una línea 13,2 kV que posee un fusible aéreo de 3 amperes, es decir, el equipamiento adecuado a los requerimientos actuales.

Agua potable.

Dicho transformador trabaja con una carga de 42, 44 y 43 amperes por cada fase, siendo 90 amperes la carga máxima que podría entregar, lo que implica que funciona con total normalidad y no se registran casos de sobrecarga. La salida numero 3 de la subestación de rebaje del Distrito Candelaria, de 33 kva a 13,2 kva, posee un RECONECTADOR, por el cual la línea jamás quedaría trabajando con una sola fase, es decir que se descartan problemas de tensión, ya que al registrarse algún inconveniente, se corta automáticamente la tensión en la línea, que es la que lleva energía a la Planta de Agua de la Coscal.

Esta verificación se realizó a pedido de la Coscal el pasado 12 de diciembre de este año, hecho que fue notificado a la prestataria de

agua.

Por otra parte se recuerda que las instalaciones internas de electricidad, los tableros y las medidas de protección de equipos son responsabilidad de cada usuario, en este caso, de la Coscal.

EMSA desconoce la actual situación administrativa interna de la COSCAL, por lo que no puede hacer apreciaciones sobre el origen de los problemas de suministro de agua en Candelaria.

Sin embargo, la semana pasada el propio consejo de administración de la Coscal solicitó a los usuarios del servicio de agua, también a través de los medios, "que no abusen del consumo del agua, debido a que barrios más alejados de la ciudad se ven privados del líquido por el uso indiscriminado del mismo".

También a través de los medios se dio cuenta de los supuestos problemas administrativos de la entidad de Candelaria, que acumularía deudas con la Dirección de Rentas de la provincia, con la AFIP, con ANSES por aportes salariales, con los trabajadores por acuerdos salariales no cumplidos, y con la propia Electricidad de Misiones.

Según declaraciones de los trabajadores realizadas hace pocos días en los principales diarios de la provincia, "la cooperativa está

totalmente quebrada y no se hacen inversiones desde hace cinco años. Tan grave es el problema, que está seriamente afectada la provisión de agua potable, tanto en el caudal de provisión, como en la calidad del mismo".

Ante esto, EMSA rechaza absolutamente la acusación realizada por la presidenta del Consejo de Administración, que incurrió en un lamentable entredicho para justificar los problemas del servicio de agua, en desmedro de las buenas relaciones institucionales y

principalmente de la calidad de vida de los habitantes de la localidad de Candelaria.

Comentá la nota