Empresas salen a pedir plata y sólo encuentran a la ANSeS

Después del parate poselectoral, varias firmas anunciaron emisiones de deuda.
Después de la incertidumbre que generaron las elecciones, las empresas salieron al mercado a buscar plata, una tarea que no siempre logran. Aluar lanzó la primera oferta pública de acciones del año, en la que planea conseguir $ 425 millones. Aeropuertos Argentina 2000 se prepara para cazar US$ 150 millones a través de una emisión de Obligaciones Negociables (ON). A ese mismo mecanismo -al que ninguna empresa había recurrido desde la derrota del kirchnerismo- se están volcando la agropecuaria Cresud ($ 50 millones), el frigorífico Quickfood (US$ 10 millones), la tarjeta Naranja (US$ 50 millones) y la automotriz Mercedes-Benz. También buscaron fondos Central Piedra Buena, Frávega o Regional Trade, dueña de la marca Fresita.

Cuando se trata del corto plazo, a un año o menos, surgen interesados en prestar. Frente a la posibilidad de ganar 16% en pesos (como en el caso de Piedra Buena) o 10% en dólares (como en Naranja), son varios los dispuestos a apostar unas fichas. Pero cuando hay que mirar al largo plazo, como Quickfood que plantea repagar su deuda en 5 años y con tasas de 7%/8%, los inversores desaparecen y sólo el ANSeS hace su irrupción en escena. Desde el organismo previsional planean aportar 80% (US$ 8 millones) que necesita la dueña de Paty, cuya propiedad es del grupo brasileño Marfrig. Al Estado le interesa Quickfood porque los fondos irán a la construcción de dos inmensos feedlot para alimentar vacas, un proyecto que es música para los oídos de Guillermo Moreno, el secretario de Comercio Interior.

Con respecto a Aluar, que está expandiendo su planta en Puerto Madryn, ya consiguió US$ 100 millones en una ON. El Estado, que es accionista de la fabricante de aluminio, tiene que decidir si participa de la ampliación de capital o licúa su participación. Según fuentes de la ANSeS, tienen la carpeta de la empresa sobre el escritorio.

"Hay cierta reactivación en el mercado de deuda. Pero los inversores miran plazos muy cercanos: de 9 meses a dos años, no más que eso", explican en el Banco Galicia, uno de los más activos en colocación de deuda junto al Citibank. La entidad nacional aprovechará para recomprar la última tanda de ON (US$ 243 millones) que no tenía en su poder. Este procedimiento -adquirir deuda de la misma compañía que la emitió- también fue adoptado por Cresud y Molinos.

"Una empresa cuya actividad depende de precios internos y exportaciones donde está metido el Gobierno (como Quickfood) genera dudas", comentan en las administradoras de carteras. "Y más cuando hay opciones más cercanas, de 270 días, como Frávega, que pagan una tasa de 18%. Es una ganancia que no se puede conseguir en casi ningún otro mercado. Al ser más corto, el riesgo argentino pasa más desapercibido", agregan.

Comentá la nota